Por Luis Aranguren
2 junio, 2020

Por si alguien extrañaba una linda sonrisa en esta pandemia, es posible volverla a ver.

Es lamentable que nos hayamos acostumbrado a estar con nuestros rostros tapados, pero es necesario para mantener nuestra salud. Seguro que hace mucho tiempo no le ves la cara a tu amigo e inclusive a tu pareja cuando al fin logran verse en la calle.

Por suerte en estos tiempos de dificultad siempre llega a la mente nuevas formas de emprender, de hacer negocio en base a la satisfacción de necesidades.

Facebook / Binesh Paul

Esto lo tiene claro Binesh G. Paul, quien es dueño de una tienda fotográfica en la India, específicamente en la ciudad de Ettumanoor. Ahí tuvo la maravillosa idea de fotografiar la parte inferior del rostro e imprimirla en las mascarillas.

El procedimiento es por encargo y no dura más de 20 minutos la producción mientras toma la imagen y luego la imprime.

Facebook / Binesh Paul

Es probable que en algún momento no hayas reconocido a alguien con su rostro tapado, justo eso es lo que quiere evitar. Por eso cobra tan solo 80 centavos por tapaboca según Business Insider, sinceramente una ayuda que viene desde el corazón.

«Durante el cierre, todos llevaban una máscara. Cuando fui a la tienda cercana, no podían reconocerme. Entonces, también estaba preocupado. ¿Cómo podemos identificar a las personas? Tengo un estudio donde imprimo camisetas y pensé en hacer lo mismo con las máscaras”.

-Binesh G. Paul

Él asegura que esto es una situación incómoda en los cajeros automáticos, como nadie se ve la cara existe la inseguridad.

Es así como siguiendo las palabras del primer ministro de la India Narendra Modi, ha convertido la crisis en una oportunidad. Para el proceso de la mascarilla con su rostro, los clientes pueden enviar una selfie con una cámara de buena resolución, luego se realiza una impresión y luego la sublimación en la mascarilla.

Lo importante es evitar a como dé lugar el contacto, son órdenes de todos el distanciamiento social y su meta es ayudar a que sea más fácil.

Facebook / Binesh Paul

Al comienzo su idea fue lenta, pero vio como al pasar de los días a los habitantes de su ciudad le gustaba las personas y en una semana ha logrado vender más de 3 mil tapabocas. Inclusive tiene 5 mil pedidos en espera, así que seguro que le está yendo bien.

Ahora ha implantado una moda que facilita la comunicación y el reconocimiento de sus rostros, sin duda una medida magnífica idea ante la adversidad.

Puede interesarte