Por Lucas Rodríguez
30 octubre, 2019

Siempre salen de sus hogares con comida, ropa de recambio y artículos de higiene femeninos.

Nadie puede discutir con el rol que una madre cumple en la crianza y educación de sus hijos. Ella es quien les entregará los valores éticos y morales que deben seguir para integrarse a la sociedad no como un miembro pasivo más, sino que como un pilar de la comunidad. Puede que el padre sea el roble en el que se podrán apoyar en su camino hacia formar su propia vida, pero la madre es quien les dará el cariño, amor y guías internas para poder abrirse su camino y algún día, criar a sus propios hijos.  

Todos tenemos experiencias y recuerdos de enseñanzas que nuestras madres nos otorgaron. Aun así, hay algunos que vale la pena contar. Son tan positivas, que deberían marcar el ejemplo a seguir para todos los demás.

Courtesy of Tara Ahrens

Tara Ahrens, una madre que figuró en un artículo de Faithit, compartió la historia de cómo enseñó a sus dos hijos adolescentes, Micah y Elijah, que siempre era importante preocuparse por los demás, incluso si esto significaba llevar un poco de peso extra en sus bolso a la hora de salir de camping. 

Courtesy of Tara Ahrens

Al ir a comprar víveres para una excursión que iban a realizar junto a sus compañeros de colegio, Tara se aseguró que sus hijos llevaran todos los mínimos necesarios para no tener que verse en un aprieto. Los niños estuvieron de acuerdo con todo, salvo el último artículo. Entre que les pareció raro y les sacó unas risitas: ¿por qué tendrían que llevar ellos, dos chicos, tollitas higiénicas, quizás el producto más femenino de todos?

La respuesta de su madre fue tan clara como conciliadora: nunca sabrían cuándo una de sus amigas podía verse en falta de estas, por lo que debían estar listos.

Courtesy of Tara Ahrens

Los niños se demoraron un poco en entender (después de todo eran un par de adolescentes), pero hicieron caso a su madre. Cuando se encontraron en el paseo se dieron cuenta que aunque no llegaron a utilizar este último producto que su madre les compró, sí estaba bien el tenerlo. En el caso de que la emergencia se diera, ellos sabrían estar listos.

Puede interesarte