Por Ronit Rosenberg
10 agosto, 2018

¿Cómo no se percató antes de salir?

La Reina Letizia, además de su fuerte carácter, se ha destacado por ser un ícono de moda. Tanto en España como alrededor del mundo la reconocen como un referente fashionista, ya que siempre luce impecable con los trajes de dos piezas y vestidos de calces perfectos. Los diseños que usa que están disponibles para el público se agotan en cuestión de segundos.

Se sabe que la esposa de Felipe es bastante obsesiva con su estilo. Todo debe estar perfecto, ya sea para asistir a un evento de la realeza o como para ir a la playa, según la cronista Pilar Eyre en su libro Lecturas, donde revela que hay marcas que han tenido que transformar cientos de veces sus diseños para satisfacer los estrictos estándares y peticiones de la reina.

EFE

Por eso es bastante extraño lo que le ocurrió en dos oportunidades con dos vestidos que le jugaron una muy mala pasada. Letizia es muy delgada -usa talla 34-, no tiene curvas, y también es de estatura baja, por lo que debe usar diseños que no le “corten” en el cuerpo, sino que hagan el efecto contrario.

EFE

Normalmente la vemos en traje de pantalón con chaqueta monocromático o vestidos hasta justo la rodilla, de cortes lisos, ajustados y telas estructuradas. 

EFE

Sin embargo, estas dos oportunidades no sabemos si salió muy apurada o quiso probar algo diferente. Una de ellas fue en un evento con su suegra la reina emérita Sofía en la clásica recepción que ofrecen los reyes en el Palacio de Almudina. Para esa ocasión escogió un vestido con parte superior naranja y la falda azul de estampado floreado. Y aunque parece que fuese una blusa y falda, en realidad es un vestido de una pieza que le ha robado la poca cintura que tiene.

Carlos Alvarez

Su cuerpo se le ve desproporcionado con ese corte más bajo de lo que debía ser y esa falda muy voluptuosa no es equilibrada con su parte superior del cuerpo. Además, era una talla más grande de lo que le correspondía. Por eso los cortes rectos le vienen mucho mejor.

Carlos Alvarez

Otra oportunidad en que cometió el mismo error fue con un vestido que usó para salir por Madrid con sus dos hijas, las infantas Leonor y Sofía. Es ligero, de lino grisáceo, con una especie de cinturón de línea baja y muy ancho. La hace ver más baja y se ve cuadrada; la crítica que Meghan Markle ha recibido en varias oportunidades con su vestuario.

AP

Sin duda, este es un problema de calce y la hizo lucir incómoda en la ocasión con su suegra, pues a diferencia de cuando salió por la ciudad con sus hijas, era un evento oficial donde por supuesto hay muchas cámaras pendientes.

En fin, seguramente “habló” con sus estilistas y les dejó claro que aquello no podría volver a ocurrir. 

Puede interesarte