Ciérrale la puerta al coronavirus y por qué no también a toda esa gente tóxica que se te quiera acercar. Ni los mosquitos podrán entrar.

Momentos desesperados, requieren medidas desesperadas. En el mundo al día de hoy están ocurriendo cosas difíciles de explicar, enfermedades que podrían a llegar a ser mortales como el coronavirus, como también personas más tóxicas que Chernobyl.

Para salvaguardarnos de ambos, la compañía Under The Weather ha decidido crear una especie de carpas portátiles que la verdad no parecen realmente confiables para protegernos de la temible enfermedad de origen asiático, incluso como su nombre lo indica “StadiumPod”, fue diseñada para ver partidos bajo la lluvia sin tener que preocuparnos por mojarnos.

Under The Weather

No obstante, obviamente las empresas se apoyan de cualquier crisis para ofrecer una solución, es por ello que Rick Pescovitz, CEO de Under The Weather la recomienda como una posible alternativa para cuidarnos.

“Originalmente diseñada para que las personas lo utilicen mientras ven partidos de fútbol bajo la lluvia, ​​estas ‘cápsulas portátiles’  podrían ser una forma inteligente, aunque poco elegante, de evitar contraer el virus. La imagen de este hombre usando una especie de carpa para evitar contagiarse el coronavirus en el avión se volvió viral en las redes sociales, luego de que una azafata tomara la foto“, confesó el portavoz según Intriper.

Under The Weather

Para aquellos interesados en adquirirla, tiene un valor de $79.99 dólares americanos, es decir no es muy económica, pero quizá puede ser realmente útil. No se trata de una ‘vacuna’ contra la temible enfermedad, pero siempre será bueno no estar en contacto directo con un posible infectado, es decir, inevitablemente reduce el riesgo.

“A medida que los viajeros están tomando medidas inusuales para protegerse del Coronavirus … mi hermano pensó en ver cómo funcionaría su StadiumPod en un avión”, indicó David Pescovictz a Boing Boing.

Under The Weather

El invento ha sido alabado no sólo por la protección a la enfermedad, sino hasta por la posibilidad de hacer respetar nuestro espacio personal. Como siempre digo, no está demás tener alternativas, al fin y al cabo termina siendo nuestra decisión si las adquirimos.

Puede interesarte