Por Lucas Rodríguez
6 agosto, 2019

Él prefiere llevar la pelea hacia sus últimas consecuencias. Cree que sus zapatos y su vida merecen ser celebrados.

En el loquísimo mundo futurista en el que vivimos, la asociación con las marcas y la atención son uno de los bienes más preciados a los que las personas pueden apuntar a obtener. Atrás quedó el tiempo en que verse asociado a alguna corporación o a lo que sea que se pueda asociar a gente con poder y riquezas era visto como «venderse», algo que era lo peor que podía ocurrir. El mundo mediado por las redes sociales en el que nos movemos nos lleva a mostrar todo lo que hacemos. Ha llegado a tal punto, que las marcas están dispuestas a pagarle a personajes públicos para que posen junto a sus productos. 

Pero esto viene con sus peros. Al igual que la famosa frase del Tío Ben, ser representante de una famosa marca conlleva una gran responsabilidad. Eso fue lo que no entendió Philipp Plein, un diseñador alemán fanático de las cosas brillantes, especialmente si fueron concebidas en Italia.

@philippplein

Philip disfruta decorando todo lo que tiene con brillos y detalles llamativos. Sus zapatillas personalizadas son una de las cosas de las que más orgulloso se siente. En segundo lugar, son sus autos. Pero cuando los intentó mezclar, algo salió mal. 

En un post de Instagram en el que mostró sus zapatillas sobre su Ferrari favorito, se topó con que las mismas personas a quienes idolatra, las de Ferrari, lo estaban tratando de contactar. Para su decepción, no fuera para algo bueno. Querían que Philip bajara el video.

@philippplein

Lo que molestó a la marca de autos fueron una serie de puntos. Primero que nada, el resto del video muestra a una mujer en bikini, lavando los autos mientras su dueño los filma a todos, de manera muy sugerente. Esto fue destacado por la marca como ofensivo y distinto de los valores que representa Ferrari.

Dicho eso, tampoco se quedaron fuera de señalar que tanto las zapatillas, como el estilo de vida que Philip representa, les parecía de un mal gusto terrible.

@philippplein

Puede que Philip esté en todo su derecho de hacer lo que quiera con su auto: después de todo, él lo compró con su dinero. Pero al mismo tiempo, la marca está en todo su derecho de alejarse de alguien que les parece que celebra valores poco positivos, especialmente si estos son celebrar la riqueza y mostrar a las mujeres como productos. 

La lucha sigue activa hasta hoy. Ferrari amenazó con presentar cargos contra Philip, pero el hombre no piensa ceder. Tendremos que ver con el tiempo hacia dónde termina esto. 

 

Puede interesarte