Por Antonio Rosselot
16 septiembre, 2019

Kada Jones, de 14 años, no puede ir a clases ya que su falda no cumple con el estándar de la escuela. Si no compra otra, estará obligada a quedarse en casa.

Kada Jones (14), una chica oriunda de Fareham (Inglaterra), volvió a la escuela después de las vacaciones de verano para empezar su primer período de décimo grado, pero una desconsideración hacia ella la tiene sin saber si podrá volver a asistir o no.

Portsmouth News / Solent News

Los directivos de la Portchester Community School, de la misma localidad, decidieron que Kada no podía ir a la escuela si no se ponía la falda gris reglamentaria del uniforme. El problema es que Kada es más grande que sus compañeras y, por lo tanto, dicha falda le queda muy chica, así que compró una de su talla en un supermercado del sector el año pasado, la cual pudo ocupar sin problemas.

Portsmouth News / Solent News

Pero este año, la chica fue removida de clases y le notificaron que si no usaba la falda reglamentaria, la pondrían a estudiar en aislamiento o derechamente quedarse en casa. Esta situación se dio después de que Kada entró a dos de sus clases matutinas a modo de protesta.

Kada está destrozada y muy dolida por la forma en que su escuela la ha tratado, denigrándola e impidiéndole participar de las clases por un tema tan banal y de poca relevancia.

«He llorado durante los últimos cinco días… no entiendo, no he hecho nada malo. La gente es aislada cuando han hecho cosas malas, y a mí me han tratado como si ni siquiera fuese un ser humano. Todo lo que quiero es ir a la escuela».

Kada Jones al Daily Mail

Portsmouth News / Solent News

En tanto, Carleen Jones, la madre de Kada, dice que su hija está perfectamente bien de salud y se mostró muy «enrabiada» con la decisión de la escuela sobre el uniforme de la chica.

«Kada estuvo en una clase de matemáticas con el director de la escuela, y él nunca le dijo nada por su falda. Si estuviese vestida como rockera punk o algo así, lo entendería, pero esta falda es similar a la que se usa en la escuela y está totalmente bien».

Carleen Jones, mamá de Kada, al Daily Mail

Lo absurda de esta situación pone sobre el tapete una frase que es realmente cierta y que debería aplicarse en todos los colegios y escuelas del mundo: ¡LOS UNIFORMES ESTÁN OBSOLETOS!

Portsmouth News / Solent News

Si se tratara de unificar a todos los chicos y chicas de una escuela mediante la vestimenta, muchos de ellos no tendrían la posibilidad de expresarse usando sus prendas, entonces finalmente se ataca la libertad de expresión de la persona.

Ya es el siglo XXI, es hora de que cambien esa estúpida regla, ¿no?

Puede interesarte