Por Camilo Morales
11 febrero, 2021

“Fuera de los gimnasios hay miradas burlonas, desdeñosas, a veces de admiración, pero la mayoría de las veces negativas”, contó la deportista, que es actualmente la cuarta mejor del mundo.

Si hay un deporte en donde los estereotipos pueden salir a relucir es en el culturismo, disciplina en donde muchas mujeres buscan derribar ciertos mitos. Una de ellas es la francesa Barbara Ménage, de 46 años, quien ha peleado codo a codo un espacio en este deporte y se ha alzado como una de las más destacadas de los últimos años.

Ménage ha sido deportista gran parte de su vida, pero inició en el culturismo recién en el año 2015. Desde ahí, no ha hecho nada más que ganar trofeos y meterse entre las mejores del mundo a cada campeonato al que asiste.

Instagram @barbara_menage_ifbb_pro

La deportista contó al medio La 1ere, que se inició como velocista, pero “estaba rodeado de culturistas y me encantan los desafíos. Mi entrenador vino y sugirió que comenzara, inmediatamente dije que sí (…) Es en parte gracias a él que estoy aquí hoy“.

Fue tercera en un campeonato en Toronto, en 2017, e incluso logró el cuarto lugar mundial en el Ms Olympia 2020, una de las competiciones más importantes del planeta que se realiza en Estados Unidos. Ahora, se prepara para ese mismo campeonato en su versión 2021.

Instagram @barbara_menage_ifbb_pro

Según información del medio La 1ere, Ménage tiene una estricta rutina de ejercicios que comienza todos los días a las 9 de la mañana, en las que trabaja primero los músculos pequeños y luego los más grandes, como pectorales, piernas y bíceps.

Instagram @barbara_menage_ifbb_pro

Pero a pesar de los triunfos, de los viajes y el éxito, la deportista ha tenido que luchar continuamente contra el machismo, los estereotipos y los clichés. Contó que ha tenido que convivir con las críticas hacia su persona.

Instagram @barbara_menage_ifbb_pro

Fuera de los gimnasios hay miradas burlonas, desdeñosas, a veces de admiración, pero la mayoría de las veces negativasUna mujer no debería ser musculosa, no es hermosa, es masculina, para mí no es el músculo en sí lo que es masculino, es la actitud“, detalló la fisicoculturista.

Y aunque en Europa exista una mirada más diversa, según ella en Francia “todavía es difícil salir de los clichés“. Además, agregó que para su familia al comienzo fue complicado verla realizar esa disciplina.  “Al principio no entendían. Pero como las competencias y los éxitos, se decían: ella sabe lo que hace. Hoy todos me animan, entienden mis motivaciones y por qué lo hago“, cerró.

Puede interesarte