Por Lucas Rodríguez
5 febrero, 2020

Si creías que el Feng Shui era solo para decorar habitaciones, quizás te estuviste perdiendo un par de millones.

Desde que las artes de la buena vida, la medicina e incluso las filosofías llegadas desde Oriente entraron en nuestro mundo hiper racional y lógico occidental, hemos visto la aparición de todo tipos de maneras alternativas de tratar los distintos asuntos de la vida cotidiana. Pero como vienen desde una cultura muy distinta, así como aplicar muchas veces principios que no comulgan demasiado con las maneras de pensar con las que nos criamos, las artes de la buena vida asiática suelen cargar con un estigma muy poco alentador.

Son vistas como poco confiables, cuando no abiertamente sospechosas. El que en muchos casos se basen en principios de energías o incluso cosas aun más espirituales y poco terrenales, causa que los científicos y médicos occidentales no les dediquen demasiado respeto. Pero esto no significa que no puedan tener algo de cierto. Está comprobado que parte muy importante de la efectividad de cierto tratamiento es el creer en él, tanto si es por el efecto placebo, como si es porque necesitamos a nuestro cuerpo alineado con lo que sea que estemos haciendo. 

Guia de jardin

Dentro de estas creencias orientales que son de difícil aceptación en occidente, se encuentra el Feng Shui. A grandes rasgos, se trata de la filosofía oriental de que la manera en la que disponemos nuestros objetos dentro del hogar, así como cuales elegimos para que nos hagan compañía, tiene que ver con cómo vamos a vivir. Es una cosa que no tiene tanto que ver con estética y placer visual, como con un manejo de las energías naturales de un departamento o casa. 

Pixabay

Dentro de esto, la creencia del Feng Shui va incluso un paso más allá. No se trata solo de sentirnos bien con lo que tenemos, sino que un buen ordenamiento del hogar, así como una elección adecuada de plantas, puede, literalmente, atraer la fortuna.

Youtube: Recetas brujeriles de doña Gregoria

Particularmente podemos distinguir cinco plantas que son consideradas de la buena fortuna. Esas son la Crassula, Begonia, Rosa de Jericó, Albahaca y Bambú. Si te faltan razones para incluirlas en tu hogar, ten en cuenta que estas seis son también extremadamente estéticas; puntos extra a la albahaca por además ser un maravilloso aliño. 

La elección de si tener una o las seis, está en manos de cada uno. Todo depende de qué tan rico planees ser. Solo recuerda, que las filosofías orientales nunca persiguen el exceso: incluso, muchas veces castigan a los avaros. 

Puede interesarte