Por Luis Aranguren
18 noviembre, 2020

En este centro médico de Brasil decidieron hacerle honor a estos recién nacidos, quienes a pesar de las dificultades luchan por un futuro.

Los bebés siempre son fuente de inspiración para la humanidad, y es que con ellos está el futuro de todo lo que podrá ser. Son millones de opciones las que residen en cada uno de esos pequeños, aún cuando su nacimiento no haya sido fácil y en el tiempo estipulado.

Es por eso que el Hospital Divina Providencia, específicamente en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales decidieron hacer algo especial en el Día Mundial del Prematuro.

Facebook / Hospital Divina Providência

En todas las incubadoras los bebés en una situación difícil estaban vestidos con guantes y shorts de boxeo. Esto con la intención de mostrarle a sus madres que estaban en presencia de unos pequeños luchadores, que sin importar su tamaño luchaban por mejorar su salud.

Para los que no conocen esta celebración, desde el 2008 cada 17 de noviembre es celebrado, en honor a todos esos bebés que no resisten las 36 semanas y nacen prematuros.

Facebook / Hospital Divina Providência

En total 16 bebés estaban en esta área, vestidos con su cinturón y traje de luchador en púrpura, que es el color que simboliza la campaña. Un trabajo hecho por las enfermeras del hospital que conmovió a todas las madres.

“Fue muy emocionante. Llegué y la vi con traje de luchador, con cinturón, no me lo podía imaginar y no hay forma de no emocionarse”.

–Deise Ortiz, madre de uno de las bebés comentó a Gauchazh

Facebook / Hospital Divina Providência

Para la enfermera Suellen Michelena Severo, esta idea surgió para recordarles a todos que estos pequeños son grandes ganadores que siguen en pie de lucha a pesar de muchas situaciones. Una forma de recordarles en el futuro que el comienzo de sus vidas no fue fácil, sin embargo lograron salir adelante.

“Es sumamente gratificante para el equipo que se involucra porque lo que sienten los padres se desborda, nos contagia. Los miramos y vimos lo agradecidos que estaban por ese momento. Nadie quiere pasar por esto, nadie quiere tener un bebé prematuro, pero cuando eso suceda podemos intentar hacer el momento un poco más liviano, trayendo un poco de alegría”.

–Enfermera Suellen Michelena Severo dijo a Gauchazh

Son pequeños que un día aprenden a respirar y otro a alimentarse, que sin importar que su proceso sea un poco distinto, no se rinden. Por suerte en este centro son atendidos por un personal con vocación, dispuestos a darles lo mejor de cada uno.

Facebook / Hospital Divina Providência

Esperemos que esto sirva de inspiración para muchos hospitales del mundo, en los que se recuerde a las madres que pequeños guerreros habitaban su vientre.

Puede interesarte