Por Camilo Morales
10 febrero, 2021

Estos libros podrían ayudar a los niños a tener una identificación mayor de los objetos. Aquí ellos usan sus dedos como “piernas”, para interactuar con los modelos en 3D.

La lectura braille ha sido un sistema de lectura y escritura táctil que ha podido generar mayor integración para las personas no videntes y que éstas puedan tener acceso a la lectura. Es por eso que un grupo de investigadores quisieron ir más allá y desarrollaron libros con ilustraciones en 3D para poder ayudar a aquellos niños no videntes a trabajar aun más sus sentidos. 

Pixabay

Este invento se desarrolló luego de un acabado estudio que realizaron en conjunto con la Universidad de Ginebra, de Suiza, y la Universidad Lumière Lyon 2, de Francia. Según la investigación, que fue publicada en la revista PLOS, aquí se “investiga una forma innovadora de presentar contenido para ser explorado por el tacto“.

Journal PLOS

Los científicos explicaron que “los libros táctiles para niños ciegos generalmente contienen ilustraciones táctiles que se refieren a un mundo visual que puede ser difícil de entender“. Es por eso que con estos libros se podrá generar una identificación de los objetos de forma más sencilla y directa, al momento de ser utilizados por niños no videntes.

Uno de los investigadores encargados, el profesor Edouard Gentaz, explicó que entre niños no videntes y videntes no existen los mismos códigos de identificación con los objetos. “No interpretan las líneas de puntos que rodean un círculo como el sol, y un rectángulo con círculos pequeños debajo no es la representación de un autobús para ellos“, especificó.

Journal PLOS

Es por eso que éstos libros están fabricados a base de texturas, los que representarían al objeto. Por ejemplo, la investigadora y profesora Dannyelle Valente, explicó que “hemos ideado un nuevo tipo de ilustración que explora la simulación de las experiencias del cuerpo en interacción con los objetos“. De esta forma, cada ilustración es como un “mini escenario” que los niños “exploran con sus dedos“.

Journal PLOS

En la investigación se detalla que los dedos de los niños funcionarían como “piernas”, en estos escenarios en 3D. De esa manera, el niño podrá saber cuándo se está refiriendo a una escalera, porque podrá subirla con sus dedos, o saltar en un trampolín. “La idea es utilizar miniaturas en 3D que los niños exploran usando dos dedos para simular movimientos de piernas en interacción con objetos reales“, especifica el estudio.

Journal PLOS

Según se explica en Diario Siglo XXI, las ilustraciones en 3D fueron probadas en distintos grupos de niños de la misma edad, tanto con ceguera como sin ceguera, y se descubrió que para los niños no videntes era mucho más fácil identificar los objetos. Gentaz explicó que esto sucedía porque “el proceso de exploración gestual activa los patrones sensoriomotores asociados con el objeto representado“.

Para los investigadores estos libros podrían disminuir la brecha de proximidad entre niños videntes y no videntes, debido a que ambos poseen las mismas “experiencias sensoriales, lo que generaría un gran sentido del compartir.

Puede interesarte