Por Pamela Silva
10 septiembre, 2018

Hay estudios que lo comprueba, así que nadie puede decirme nada la próxima vez que quiera gastarme el sueldo en ropa.

A todos nos gusta comprarnos cosas y cuando tenemos pena, estamos frustrados o sentimos que todo sale mal, no podemos evitar ir y gastarnos el sueldo en esas cosas que “nos merecemos”. Obvio. no pensamos en que estamos usando dinero que no teníamos contemplado.

Y tampoco pensamos en ese momento en lo mucho que nos vamos a arrepentir al otro día cuando veamos nuestra cuenta bancaria.

Pero no estoy acá para traerles malas noticias, sino que para ayudarlos a sentirse mejor después de que tengan estos ataques de locura y se compren la vida entera.

Porque hay estudios que revelan que no solo irnos de comprar nos ayuda a subir nuestra autoestima, sino que también sirve para bajar de peso.

Así tal como lees, científicos de la Universidad de Cornell en Estados Unidos dicen que como cuando uno va de compras camina tanto -claro, en el centro comercial- y entre que nos probamos ropas, nos desvestimos y todas esas cosas, gastamos muchas calorías.

Unas 385 calorías, según ese estudio.

Además, según otro estudio realizado en Londres algunas personas pueden llegar a caminar kilómetros mientras están dando vueltas por el centro comercial tratando de buscar algo en lo que gastarse el sueldo.

Aunque honestamente, no sé qué tanto impacto real tenga estar de compras si vas caminando con un helado en la mano, una gaseosa o quizá un frapuccino, pero bueno, no soy nadie para andar desacreditando a investigadores, ¿cierto?

The CW

Al menos les servirá para mentirse a ustedes mismos la próxima vez que tengan pena y se desahogan en el centro comercial.

Puede interesarte