Por Camilo Morales
3 diciembre, 2020

La joven sintió un ruido en la puerta de su balcón y se percató que había un sujeto desconocido que “no quitaba sus manos de sus bolsillos mientras me miraba y murmuraba cosas que no podía entender”.

¿Te imaginas estar en la tranquilidad de tu habitación y que de repente aparezca un desconocido? Bueno, eso le ocurrió a una usuaria de TikTok de Maryland, Estados Unidos, quien logró captar el momento exacto en que un acosador entró a su departamento, justo cuando ella se grababa bailando.

Hannah Viverette, de 25 años, pasó 15 minutos bailando frente a la cámara de su celular cuando sintió que la puerta de su balcón se abría de par en par. Ahí se dio cuenta que era un desconocido que la espiaba e intentaba entrar hasta su habitación, según informa BuzzFeed.

Instagram @hannah.viverette

¡Oh, Dios! ¿Quién eres?“, pregunto desesperada Hannah al desconocido hombre que seguía parado en su puerta. En ese momento, la joven apagó la música para intentar escuchar lo que el hombre quería decir. “¿Quién eres? Vete por favor“, le pidió al sujeto.

Todo mi mundo se detuvo“, dijo Hannah. “Estaba preparada para que sacara algo de sus bolsillos porque no quitaba sus manos de sus bolsillos mientras me miraba y murmuraba cosas que no podía entender”.

TikTok @hrviverette

El desconocido sujeto le preguntó “¿Somos amigos?“, a lo que Hannah le dijo “Vete (…) Por favor deja mi apartamento ahora mismo“. Ahí, la joven tomó su celular y se dirigió hasta la puerta de salida de su departamento, en donde logró captar la imagen del desconocido, que portaba un suéter naranjo. Ella le gritó y el hombre cerró la puerta. Inmediatamente, la joven pidió ayuda a una vecina y llamó a la policía.

TikTok @hrviverette

Hannah contó a BuzzFeed que al hombre “lo he visto muchas veces, pero solo en mi complejo de apartamentos. No sabía dónde vivía, no sabía su nombre, no sabía nada de este hombre excepto lo que vestía, que a menudo era una especie de ropa de construcción (…) Y siempre conducía el mismo camión blanco“.

Además, la joven dijo que ya la había espiado antes cuando ella salía al balcón. “Se había propuesto hacerme sentir incómoda y era casi como si le gustara“, dijo. 

El desconocido vivía frente a la joven, por lo que la policía lo interrogó y pasó una noche en la cárcel. Pero al siguiente día fue dejado en libertad. La joven presentó una orden de paz, parecida a una orden de restricción, pero según cuenta “todavía tiene dos semanas más hasta su desalojo. Eso no está bien para mí”.

Pero tras lo sucedido, Hannah se contactó con otras mujeres del edificio quienes conocían al sujeto, debido a que habían tenido encuentros incómodos. Para ella que el video se haya hecho viral “sirve para algo de justicia“, según ella. “No podrá salirse con la suya con lo que ha hecho y eso me ayuda a sentirme un poco mejor. Sin embargo, sigue siendo un peligro, sigue caminando libremente y eso no está bien“, cerró la joven.

Puede interesarte