Por Luis Aranguren
22 febrero, 2021

No cree posible que ser lampiña sea un sinónimo de belleza femenina, pues asegura que lo es con todo y vellos en el rostro.

Entre gustos y colores no escribieron los autores, dice un dicho sobre la subjetividad de la belleza. Puede que a algunos les parezca lindo una cosa y a otros simplemente no, en ambos casos no se debería hacer ningún juicio.

La cuestión es cuando como personas nos sentimos obligados a satisfacer el gusto de otros, eso sinceramente sí es un problema.

Instagram / Eldina Jaganjac

Es por eso que Eldina Jaganjac decidió olvidarse de la depilación para sus citas y si alguien quería salir con ella tenía que ser al natural. Con esto nos referimos a su ceja unida y a sus bigotes, que no son tan grandes pero igual se notan.

Cabe resaltar que no siempre fue así, pues antes de los 31 años de edad vivía con la frustración de la expectativa que había sobre las mujeres.

Instagram / Eldina Jaganjac

Fue entonces en marzo del 2020 cuando decidió que era momento de botar su pinza, pues a pesar de tener mucho vello en el rostro se sentía igual de femenina. Lamentablemente existen personas irrespetuosas y en algunas ocasiones le han gritado que se afeite.

Por suerte ella no lo ve como un problema, pues cuando es un hombre el que le dice algo o la observa como algo extraño sabe que con esa persona no quisiera estar.

Instagram / Eldina Jaganjac

Es así como su vello facial y su uniceja le permite eliminar posibles pretendientes que no pueden ver más allá de su pelo. Si bien la apariencia es importante, no lo es todo y quien esté con ella debe comprender que así se siente muy bien.

“Antes de dejar que mi uniceja creciera, sentía que había opciones extremadamente limitadas sobre cómo se suponía que debían verse las mujeres. Si un hombre no se afeita y no se depila las cejas, nadie se da cuenta ni comenta y no es nada fuera de lo común”.

–Eldina Jaganjac dijo a Unilad

Si bien al principio le incomodaba un poco salir a la calle en esas condiciones, comprendió que así era su cuerpo y debía aceptarse. No se trataba de agradar a los hombres, sino de quererse a ella misma y el hombre que la deseara por como es, tendría la gloria a su lado.

Instagram / Eldina Jaganjac

Ahora ha tenido citas y aunque no siempre salen bien, en ocasiones sí y pasa buenos ratos con esos chicos quienes ven más allá del vello y se concentran en la persona.

Puede interesarte