Por Florencia Lara
19 noviembre, 2021

La chica mostraba muy orgullosa su pequeña mancha en su rostro por la forma que esta tenía. No se imaginó que su lunar significaba que estaba enferma.

Kayla Mailer aprendió la importancia de cuidarse el rostro y la piel de la peor manera. A sus 27 años de edad le descubrieron un agresivo cáncer, pero ella siempre pensó que solo era un pequeño y tierno lunar con forma de corazón sobre su mejilla.

La mujer oriunda de Oregón, Estados Unidos, vio desde que tenía 12 años cómo una pequeña mancha bajo su ojo izquierdo iba cambiando de forma con el paso del tiempo. La joven, orgullosamente mostraba que tenía un lunar con que parecía un perfecto corazón. Para ella eso nunca significó un problema, sino más bien era una adorable curiosidad. Tan característica era su marca, que las personas pensaban que se trataba de un tatuaje.

Kennedy News and Media

La pesadilla de Mailer comenzó cuando notó que su mancha se puso cada vez más y más oscura. Pero eso no fue todo: su característica y distintiva forma de corazón había desaparecido por completo. Eso alertó a la chica de que debía buscar ayuda de un profesional de la salud.

La joven estadounidense visitó a un dermatólogo, quien le pidió hacer una biopsia de su pequeña peca. “‘El doctor lo revisó y dijo ‘esto definitivamente se ve sospechoso`, contó la joven a Daily Mail‘. Tres días después se enteró de por qué su lunar había mutado. La joven, de ese entonces 27 años, tenía un melanoma (cáncer de piel), altamente agresivo.

Kennedy News and Media

La mujer no dudó por un segundo en someterse a una cirugía para extirpar lo que alguna vez mostró con orgullo. Tras una compleja intervención, Mailer, pudo deshacerse del peligroso melanoma. “Si no me hubiese removido ese lunar, hubiese muerto a los 28 años“, dijo la joven en conversación con Daily Mail.

Kennedy News and Media

A pesar de que la causa concreta del cáncer de Mailer no es certera, ella apunta a que se generó por  no usar protección solar cuando era pequeña.La verdad es que antes del diagnóstico yo no solía estar al sol, pero cuando era pequeña sí. Corría bajo el sol en Alabama y no recuerdo haber usado protección solar, o haberme retocado cada dos horas la protección”, señaló Mailer en la misma entrevista con Daily Mail.

Hoy ,el principal mensaje que quiere transmitir la joven desde su experiencia, es promover siempre el uso de protección solar y cuidar la piel. “Cualquier cosa que les parezca sospechosa, siempre revísenlo con un especialista“, dijo la mujer a Daily Mail.

Kennedy News and Media

Mailer, tras someterse a más de una cirugía, hoy puede decir que está libre de cáncer.

Puede interesarte