Por Luis Aranguren
13 mayo, 2022

“El tribunal determina que al referirse al demandante como un ‘mi**** calva’ (…) fue una violación de la dignidad del demandante, se hizo con ese propósito y se relacionó al sexo del reclamante”, concluyeron los jueces quienes también son calvos, según The Telegraph.

No cabe duda que la calvicie es algo le afecta mucho a los hombres, si bien existen personas que no les prestan atención, a otros les mella la confianza y seguridad en sí mismos. Es por eso que a lo largo de la modernidad se han visto muchos tratamientos, entre los que destacan cremas y gotas milagrosas, pero sin duda el más efectivo ha sido el transplante capilar.

Quienes no saben por qué se produce, todo se debe a un aumento de testosterona, por lo que esta afección es más común en hombres que en mujeres.

Getty Images

Y tomando todo lo anterior en cuenta, es como un grupo de jueces de de North Yorkshire (Inglaterra) llegaron a la conclusión en un caso dictaminando que llamar calvo a un hombre es acoso sexual. Y es que alguien en su trabajo fue llamado “calvo de mie***”, por lo que decidió hacer una demanda por prejuicios.

Fue entonces que uno de los jueces señaló que esto es más común en hombres que mujeres, por otra parte, también se quejaron de su propia calvicie durante la audiencia.

Getty Images

Según The Telegraph, desde su perspectiva, hablar sobre la calvicie de un hombre en el trabajo es el equivalente a hacer lo mismo sobre el tamaño de senos de una mujer. La víctima y ganador del juicio fue un electricista llamado Tony Finn, quien al momento de ser despedido, fue llamado “calvo de mie***” por su supervisor Jami King.

Fue entonces que lo acusó ante la ley, mostrando que atentó en contra de él y además, usó su apariencia personal como algo peyorativo, por lo que ahora recibirá una buena compensación.

Getty Images

“A nuestro juicio, existe una conexión entre la palabra ‘calvo’ por un lado y la característica protegida del sexo por el otro. Consideramos que está inherentemente relacionado con el sexo (…) Por lo tanto, el tribunal determina que al referirse al demandante como un ‘mierda calva’, la conducta del señor King fue una violación de la dignidad del demandante, creó un ambiente intimidatorio para él, se hizo con ese propósito y se relacionó al sexo del reclamante”.

–Jueces durante el juicio en el Tribunal de Sheffield –

Getty Images

Así que ahora, al menos en Inglaterra, se lo deberán pensar dos veces antes de antes de hablar de la calvicie porque correrán el mismo riesgo que si lo hacen sobre el cuerpo de una mujer.

Puede interesarte