Por Pamela Silva
30 agosto, 2019

El 10% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, son por la industria de la moda.

Siempre que se habla de ayudar al medio ambiente, combatir contra el calentamiento global y ser más sustentables, se habla de usar menos plásticos de un solo uso, menos bolsas, tratar de contaminar lo menos posible. Muy pocas veces hablamos de lo mucho que contamina otra cosa que usamos siempre: la ropa.

Según las Naciones Unidas, la industria de la moda provoca el 10% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Porcentaje superior al que provocan el transporte aéreo y marítimo juntos.

Esto ha provocado que en algunos países, como Suecia, surge la tendencia “köpskam”: la vergüenza de comprar, sobre todo ropa nueva.

Shutterstock

La ropa nueva contamina, la industria actualmente funciona a base de vender ropa barata que dura un par de meses, con suerte un año, para luego volver a comprar otra ropa barata y así seguir gastando, comprando y consumiendo cosas que no necesitamos.

Los seguidores de esta tendencia, llaman a no comprar ropa y si lo van a hacer, que sea ropa de segunda mano.

«La única manera de ser políticamente correcto en términos de medio ambiente es no comprar más ropa nueva. No se puede ser seguidor de Greta Thunberg y al mismo tiempo comprar lo último en la industria de la moda».

-Fredrik Virtanen a Expressen.

Shutterstock

Hay que ser consientes con las cosas que usamos y compramos, así como el plástico contamina mucho más de lo que pensábamos, hay muchas otras cosas que también lo hacen. Y tratar de vivir de forma más sustentable no es un berrinche ni una moda, sino que una necesidad. 

Entender que estamos, mucho más rápido de lo que queremos ver, explotando cada recurso que tiene este planeta y pronto ya no tendremos un lugar para vivir. Y cuando eso pase, vestidos y blusas nuevas no van a servir de nada.

Puede interesarte