Por Pamela Silva
7 marzo, 2019

“No me parezco a esas chicas en la televisión o en las portadas de revistas y eso es algo para celebrar. Estas ‘fallas’ que otros pueden ver son características realmente únicas sobre mí y mi belleza” dice Kristyn.

¿Se acuerdan cuando Kate Middleton dio a luz a su tercer hijo y a las pocas horas estaba radiante saliendo del hospital casi como si hubiese ido simplemente a una consulta médica por un resfriado y no traer a una persona nueva a este mundo? Bueno, no todas las mamás son así.

Muchas la pasan pésimo y les toma días recuperarse, la gran mayoría tampoco logra volver a tener el cuerpo que solían tener antes de embarazarse.

Y la sociedad mira a esas mujeres mal, como si estuvieran haciendo algo malo con su vida solo porque están llenas de estrías. A Krystin Dingman le pasó.

Krystin Dingman

“Empoderamiento femenino”.

Con 27 años, la madre primeriza de Arizona sufrió ataques en Internet de gente que le decía promovía un estilo de vida “insano” solo porque mostraba en sus redes sociales su cuerpo tal y como es.

Con el abdomen abultado, suelto y lleno de estrías producto del embarazo. Y Krystin decidió que no escondería sus estrías, que no sentiría vergüenza de sí misma solo porque extraños no encontraban que su cuerpo estuviera “bien”.

“Aprendí a amarme a mí mismo y al cuerpo que le dio a mi hijo un hogar durante nueve meses. Estaba más fascinado con las capacidades de mi cuerpo que preocupándome por cómo me veía, Vi mis estrías como un símbolo de fuerza y poder. Vi todos estos cambios como positivos en lugar de negativos”.

-Krystin Dingman.

Krystin Dingman

Para Krystin no fue fácil aceptar su cuerpo, desde adolescente había tenido problemas con su físico y sentía vergüenza de él, pero la maternidad le ayudó a comprender que no importa cómo luzcas, que no eres menos persona ni menos válida solo por no ser como las chicas que aparecen en revistas.

Comenzó a subir sus fotos a redes sociales mostrando su cuerpo tal como era porque se dio cuenta que muchas madres sentían vergüenza de su cuerpo y usaban muchos filtros para que no notaran sus estrías.

“Quería ver madres reales y crudas que estuvieran pasando por las mismas cosas que yo estaba pasando. Quería encontrar otras personas con las que me pudiera relacionar porque la maternidad a veces puede ser muy solitaria. Así que decidí ser mi propio apoyo y, a su vez, podría ser el apoyo de otra persona.

No me parezco a esas chicas en la televisión o en las portadas de revistas y eso es algo para celebrar. Estas ‘fallas’ que otros pueden ver son características realmente únicas sobre mí y mi belleza. Celebro el hecho de que no me parezco a todos los demás”.

-Krystin Dingman.

Krystin Dingman
Krystin Dingman
Krystin Dingman

Por más gente como ella y menos personas que sigan creyendo que los cuerpos de las chicas en las revistas son los de las personas de la vida real.

Puede interesarte