Por Catalina Maldonado
24 julio, 2020

La tienda de Hello Kitty era el sueño de toda niña de los noventa. Sus accesorios innovadores y mucho color rosa por todos lados, eran el panorama ideal.

Chicas nacidas en los noventa o que fueron niñas en esa época, de seguro que con solo recordar el nombre Sanrio, vienen a su cabeza millones de recuerdos de lo que significó esa tienda para muchas. Sus colores, olor particular y accesorios que jamás habíamos visto, eran el último grito de la moda. 

Cada año, miles de niñas visitaban las tiendas de Sanrio, o popularmente conocida como «la tienda de Hello Kitty», para encontrar ese preciado objeto que cambiaría prácticamente tu estatus social frente a tus compañeras de clase, porque no había nada más cool que tener algo de ahí. 

Pinterest

Las tiendas de Sanrio Surprises, su nombre original, comenzaron en el mercado asiatico por allá en los años 60 cuando Shintaro Tsuji, fundó la compañía de regalos y papelería inspiradas en la tierna gatita del anime. Pero su sensación fue tanta que pronto conquistó el comercio mundial, llegando Europa y América. 

Pinterest

Sanrio comenzó a pisar con fuerza la escena mundial gracias a la locura de las niñas y jóvenes de la época por sus tiendas. ¿La novedad de la tienda? Además de ser de Hello Kitty, eran sus objetos únicos e inigualables comparado a todo lo que se veía en otras tiendas.

Pinterest

Además, era conocida como una especie de boutiquelo que lograba aún más ese efecto de «exclusividad» ante otras tiendas de moda para chicas. Tener algo de ahí, no era para nada al azar.

Pinterest

Entre sus marcas exclusivas se encuentran personajes como Hello Kitty, My Melody, Little Twin Stars, Badtz-Maru, Chococat y Keroppi, pero también muchos otros como Pochacco o Spottie Dottie también se robaban el favoritismo de las chicas.

Pinterest

Otras de las cosas que no podemos dejar pasar, y claro es el aspecto negativo, era el precio elevado que tenían sus productos. Un bolígrafo o goma de borrar en Sanrio podía costar más de $5 dólares de la época, así que todas debemos reconocer la lucha constante con nuestros padres para conseguir lo que sea que fuese de ahí. Yo personalmente tuve varias.

Google Sites

Actualmente, aún existen algunas tiendas Sanrio en el mundo pero muchas otras se extinguieron con el paso del tiempo y la modernidad, ya que no solo esta tienda comenzó a producir cosas de Hello Kitty y compañía, sino que fue una moda que se comenzó a masificar, hasta que se agotó el recurso. Perdió novedad y sobre todo, la exclusividad.

Sin embargo, tener ese recuerdo de nuestra infancia aún nos llena de alegría. No hay dudas que ir a Sanrio era el panorama ideal y comprar algo, aún más. 

Puede interesarte