Por Camilo Fernández
3 septiembre, 2018

Acusa discriminación porque los hombres no tienen las mismas restricciones.

“Tengo pezones y los hombres también”. Christina Schell de 25 años fue despedida de su trabajo después de negarse a cumplir con un código de vestimenta actualizado. Ahora, por reglamento, tenía que usar sostén mientras estuviera trabajando sirviendo mesas al aire libre en el club de golf.

Como se negó, fue despedida. Acto seguido, decidió presentar una demanda contra su empleador alegando una causal de derechos humanos.

Christina Schell

Cuando protestó contra el general general de “Osoyoos Gold Club”, ubicado en Canadá, le dijo que era para protegerla de los clientes. “Sé lo que sucede en los clubes de golf cuando hay alcohol involucrado”, le habría dicho según cuenta ella.

Christina dejó de utilizar sostenes desde hace 2 años, porque los encontraba “horribles”, según indica a CBS.

Province of Birtish Colombia / Flickr

La queja por derechos humanos es porque ella notó que los hombres no tienen la misma cantidad de restricciones en cuanto a cómo se deben vestir.

“Está basado en el género y es por eso que es un problema de derechos humanos”, alega.

Christina Schell

CBS también recolectó otro caso similar sucedido en un local de comida rápida.

Kate Gosek tuvo problemas con varios de sus jefes y hasta una le tocó el hombro para sentir si tenía ropa interior puesta. 

Después de que el caso se diera a conocer, la joven de 19 años recibió disculpas por dos de sus superiores. McDonald’s de Canadá confirmó que no hay requerimiento de vestimenta para estos casos para su trabajadoras.

Puede interesarte