Frustrada por el estigma de que las princesas son “solo para niñas”, Kitty Wolf vio la necesidad de representar a un grupo de niños que solo querían jugar y disfrazarse, pues como disfrutan de los autos también pueden hacerlo de los cuentos de hadas.

Cada vez nos vamos desprendiendo más de la idea de que “el azul es de niños y el rosa de niñas”, y no solo es una cuestión de colores, si no también de los juguetes que en su momento eran para “ellas y ellos”. Hoy las mujeres juegan con figuras de acción y los hombres se inclinan por las princesas.

Ese cambio de paradigma es el que Kitty Wolf ha querido demostrar con Boy Can Be Princesses Tooun proyecto que propone que los hombres se puedan disfrazar de sus princesas favoritas y no se sientan limitados a disfrutar por su género.

The Boys Can Be Princesses Too Project!

La fotógrafa comenzó con esta idea cuando dirigía un negocio de fiestas de princesas, pues en ese momento muchos padres de niños pequeños se le acercaban para ver la posibilidad de que varones pudieran celebrar sus fiestas con esta temática. 

“Me di cuenta de que no había ninguna representación para estos chicos a los que les gustan las princesas“, dijo Wolf. “Cuando miras en línea, sabes, las princesas se comercializan para las niñas, en realidad nunca ves a los niños jugando con cosas de princesas. Así que pensé, tengo princesas, tengo una cámara, puedo hacer la representación de estos niños”.

The Boys Can Be Princesses Too Project!

Y así nació este proyecto de fotografía llamado “Los hombres también pueden ser princesas”. En esta dinámica, los participantes eligen a su princesa favorita con sesiones que incluyen una historia, canto y, a veces, una fiesta de baile. Los rodajes siempre terminan con un certificado de princesa honorario y, por supuesto, una corona.

The Boys Can Be Princesses Too Project!

“A mi hijo le encantan los superhéroes y los autos de carrera, pero ama tanto a las princesas, si no más”, dijo Jessi Hersman, madre de Zachery, de 4 años, quien participó de esta sesiones de fotos. “Al final del día, son solo niños que quieren jugar y quieren jugar con lo que quieran”, concluyó.

The Boys Can Be Princesses Too Project!

“Mucha gente dijo que pensaba que estaban solos, que su hijo era el único”, dijo Wolf. “Así que me hace sentir inspiración y, simplemente, siento el amor”, se refiere esta fotógrafa que marca tendencia en este tipo de dinámicas.

The Boys Can Be Princesses Too Project!

Este proyecto se desprende de las obligaciones de género y demuestra que jugar no tiene reglas.

Puede interesarte