Por Lucas Rodríguez
14 mayo, 2020

Algunos los descartan como recuerdos vergonzosos de los 90’s. Para nosotros, son lo primero que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en diversión.

Una de las principales ventajas de las redes sociales, es que nos permiten buscar por todo el mundo (salvo quizás Norcorea) a personas que compartan nuestros intereses y gustos. Puede que ninguno de tus vecinos en el mundo real tengan los mismos gustos e intereses que tú, pero de seguro hay alguien en el mundo que sí. O si lo quieres ver desde el otro lado, si compartes algún gusto o interés que está de moda, podrás recibir el apoyo de muchísimas más personas que si simplemente salieras a la calle o se lo comentaras a tus amigos. Es la magia de tener un sistema que nos conecta a todos con todos. 

@oh.thatsreese_

Esto solo podía seguir creciendo, al punto de que tomara su propio camino. Ahora las redes sociales no son solo el lugar donde los hobbies se comparten y expanden, sino que el marcador de las tendencias que todos adoptaremos. Se vuelve un poco como la pregunta de el huevo y la gallina: qué vino primero, ¿la tendencia a las redes sociales, o redes sociales con la tendencia?

@anaocto

Nunca lo sabremos. Lo único que podemos hacer es alegrarnos porque así ocurre. Junto con eso, prestar atención a una de las tendencias más interesantes que han aparecido en los últimos días.

Se trata del regreso de una de las actividades que más disfrutamos en la infancia, pero que rápidamente se convirtió en motivo de burla. Ponernos esos zapatos muy especiales, que en lugar de suelas tenían ruedas, para luego salir a recorrer las calles armados solo con nuestra incapacidad para ceder al miedo, era algo memorable.

Ya no es necesario recorrer los confines de nuestra nostalgia para dar con ello. TikTok se ha ido llenando cada vez más con videos de esta clase. Las influencers más seguidas e imitadas están ocupando sus salidas diarias de la cuarentena para salir a rodar durante un par de minutos. Debido a que las calles están bastante más desocupadas de lo normal, así como que andando en patines no tenemos que estar cerca de nadie, por lo que es bastante preciso para estos momentos de virus, resulta de lo más adecuado. 

Si quieres intentarlo, puede que te topes con un pequeño problema: la explosiva popularidad de ello, ha llevado a que los patines se agoten en las tiendas. Puede que tengas que encargarlos por internet. Apenas llegues, entenderás por qué se están acabando con tanta facilidad. 

 

Puede interesarte