Por Catalina Maldonado
30 noviembre, 2020

A través de una extensa publicación, la madre de Ivy recalcó la importancia de que los niños con discapacidades se vean representados en los juguetes del mercado. Hoy su hija es feliz con su muñeca igual a ella.

Los pequeños con discapacidades viven en un mundo que cada día se abre más para ellos, sobre todo cuando hablamos de los antiguos estereotipos que existen en los juguetes. Si bien las muñecas por años han mantenido una forma de ser creadas, hoy tienen como propósito buscar la representación en todos los sentidos. 

Ya sea en ámbitos raciales o de algún tipo de discapacidad, los juguetes hoy han dado un paso importante y eso la madre de una niña con síndrome de Down lo valora muchísimo. Gracias a esto, puede ver a su hija jugar con una muñeca que realmente la representa y no se siente “diferente” o “anormal”.

Miniland

A través de una extensa publicación en su cuenta de Instagram, Lindsay Filcik habló sobre la importancia de que los niños con discapacidades se vean representados con los juguetes con los que juegan, algo que solo ha cambiado este último tiempo.

En su publicación —con más de 20 mil ‘me gusta’ hasta ahora— se engloba en la necesidad de decir que “la representación importa”, todo junto a una primera foto de su pequeña hija Ivy que sostiene a una muñeca con síndrome de Down tal como ella.

Instagram @myincredibleivy

Todos y cada uno de los seres humanos merecen ver a alguien que se parezca a ellos en películas, libros, anuncios y juguetes. Desafortunadamente, durante demasiado tiempo, ese no ha sido el caso. Personas de todas las razas, habilidades, tipos de cuerpo, los géneros, las religiones, etc. deben estar representados en lo que vemos, leemos y jugamos. ¡Recientemente estamos viendo pasos para remediar este problema en los medios y lo agradezco! ¡La representación importa!” comienza la publicación.

Imagina ser un niño con una discapacidad y todo lo que ves son niños típicos y sanos. ¿Qué mensaje te envía eso sobre ti mismo? Que eres ‘anormal’. Que no eres digno de ser mostrado al mundo. Sé que estás leyendo esto encogiéndote por dentro, porque, por supuesto, ningún niño debería sentirse de esa manera. La falta de representación también lastima a los niños que están representados. Crecen con la percepción increíblemente sesgada de que todos se parecen a ellos. Y cualquiera que no lo haga no es ‘normal’ y debe ser temido. Que mis amigos es cómo el racismo y la capacidad pueden perpetuarse en nuestros niños sin que nos demos cuenta. ¡La representación importa!”.

—escribe Lindsay Filcik en Instagram—.

Instagram @myincredibleivy

Y junto con la imagen de su hermosa hija disfrutando de su muñeca inclusiva, también compartió a otras dos niñas que también juegan con muñecas que tienen discapacidades similares a las suyas. 

“Mira a estas hermosas niñas. Cada una está representada por una muñeca que se parece a ellas. Ivy tiene síndrome de Down. ¡Su muñeca se parece a ella con ojos almendrados y nariz de botón! Nuestra amiga Eliza tiene espina bífida. ¡La muñeca tiene muletas en el antebrazo (o palos como dice Eliza) y AFO como ella! Nuestra amiga Stella tiene atrofia muscular espinal. ¡Su muñeca tiene una silla de ruedas como ella! ¡La representación importa!” terminó escribiendo Lindsay.

Instagram @myincredibleivy

Esta madre ha contado a medios locales de Estados Unidos quela publicación ha sido bien recibida por los padres de niños discapacitados y no discapacitados. “Varios padres de niños que no tienen discapacidades me dijeron que están agregando una muñeca con discapacidad a las listas de Navidad de sus hijos”, dijo. “Nunca lo habían pensado antes”.

Una importante temática que debe ser aún más potenciada.

Puede interesarte