Por Lucas Rodríguez
27 mayo, 2021

Rachel Rogers, una influencer de Estados unidos, compartió en un TikTok que ya lleva millones de reproducciones, su manera muy particular de criar a su hija. Su justificación es que una bebé aún no puede entender un concepto como la culpa.

Dicen los expertos que queda a criterio de cada padre y madre decidir cómo criarán a su bebé. Aun así, hay algunos valores generales que la mayoría de los padres no dudaría en enseñarle a sus hijos. Estos tienen que ver más con el sentir de los padres, o la manera en la que ellos ven el mundo, como con darle a ese pequeño las herramientas para valerse por sí mismo, así como ser una parte valiosa de la comunidad en la que está inserto. 

@rachlynnrogers

Esa es la discusión que provocó la influencer Rachel Rodgers, luego de publicar un video de TikTok que a pesar de llenarse de reproducciones (ya superó el millón) no ha sido precisamente un imán de apoyo y celebraciones.

@rachlynnrogers

Todo se debe a que Rachel, quien da consejos de estilo de vida, acaba de traer al mundo a una bebé. Con solo un par de meses en la tierra, su hija está comenzando a aprender sus primeras lecciones de vida, todas ellas de sus padres. Fue por esto que cuando Rachel explicó su particular método de crianza, algunas personas quedaron algo sorprendidas.

@rachlynnrogers

El elemento más llamativo del método de Rachel, es no incluir en la crianza de su hija las palabras “lo siento”, así como ninguna otra clase de disculpas.

La justificación de Rachel, corre por el hecho de que una bebé de solo un par de meses aun no ha desarrollado la capacidad cerebral para entender conceptos tan dispares como la culpa o la responsabilidad. Es por esto que ella prefiere dejar que su hija vaya por la vida sin ese concepto en su cabeza, enseñándole en vez que si realiza algo que hirió al otro, esa manera de solucionar un problema no es la adecuada.  

@rachlynnrogers

A pesar de que algunas personas compartieron su justificación, otras se mostraron algo escépticas.

@rachlynnrogers

La mayoría de las críticas fueron dirigidas al hecho de que por mucho que se esté buscando educar a la chica de una manera respetuosa con sus capacidades, lanzar al mundo a una niña que no se disculpa puede ser muy irresponsable frente a los demás chicos. La interacción entre los pequeños es clave para su formación, por lo que darles las herramientas para poder jugar de manera adecuada unos con otros, puede ser aun más importante que preocuparnos por las enseñanzas que les damos. 

Como sea, Rachel se reservó el derecho a criar a su propia hija de la manera que más le plazca. Viendo el éxito de su vida, damos por hecho que más de alguien también piensa como ella. 

 

Puede interesarte