Por Catalina Maldonado
24 marzo, 2021

Sharon Spink, de 50 años, amamantó con orgullo a su hija Charlotte durante nueve años de su vida, donde defendió los beneficios de la leche materna y el especial vínculo que crearon gracias a esto.

Con varios retractores en su contra y el mundo preocupado por su comportamiento, una madre venció todas las barreras y decidió contarle al mundo que ella amamantó con mucho orgullo a su hija hasta los nueve años de edad.

El caso que se dio a conocer en 2018, cuenta la historia de Sharon Spink, de 50 años en ese entonces, quien reveló que había estado amamantando a su hija Charlotte durante los últimos nueves años e insistió en que era un proceso completamente natural.

Mercury Press & Media

La madre ha sido una defensora de la lactancia con libre demanda, quien afirmó que su hija estaba completamente sana gracias al consumo de la leche materna y la verdad es que “rara vez se enfermaba” por las propiedades que esta contiene. 

Sin embargo, Sharon afirmó que fue su propia hija quien tomó la decisión de “destetarse” en un proceso que fue completamente paulatino. “Es bueno que el niño tenga el control de cuándo quiere destetar, en lugar de forzar el problema. Ella, naturalmente, se destetó a sí misma a principios de este año” contó con algo de nostalgia en 2018.

Mercury Press & Media

“Fue un proceso gradual y su elección. Se alimentaba aproximadamente una vez al mes si no se sentía bien o se sentía un poco agotada, y pasaba más y más tiempo sin alimentarse. Ahora no lo ha hecho durante unos dos meses” cuenta la madre, quien no quedó fuera de críticas en su momento.

De hecho, muchas personas la han criticado de forma agresiva, acusándola de “abuso infantil”, “pedofilia” y le dijeron que lo que hacía con su hija estaba mal. Todo esto, ya que Sharon en su momento, alimentaba a Charlotte en lugares públicos como la peluquería, el supermercado y la iglesia, pero luego de la negatividad de la gente, terminó haciéndolo solo en casa.

Mercury Press & Media

Sin embargo, para esta madre eso no es un problema finalmente y valora el especial vínculo que pudo lograr con su pequeña: “Solo espero que cuando sea mayor recuerde ese sentimiento de comodidad y seguridad que le dio en lugar de que se tratara de alimentarse. Tenemos un vínculo tan estrecho y estoy convencida de que es por haberla amamantado durante tanto tiempo”.

Esto, a diferencia de la experiencia con sus otros tres hijos, Kim, de 30 años, Sarah, de 28 e Isabel, de 12, quienes tuvieron que recurrir a los alimentos complementarios pues Sharon tenía problemas para producir leche: 

“Amamanté a mis dos primeros hijos durante un par de semanas y a mi hija Isabel durante unos seis meses, pero tuve problemas y sentí que había una falta de apoyo” contó afligida sobre su situación. Si bien con Charlotte estaba decidida a recurrir a la fórmula, todo ocurrió de forma natural. 

Mercury Press & Media

El mensaje que Sharon transmitió fue claro y es de tomar todo con “normalidad”. Ella se apoya en que en muchos países amamantar a niños mayores es natural y que es parte de una cultura que debe respetarse. Además, la madre admite que se siente orgullosa de lo que ha logrado su cuerpo.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y luego complementar junto con alimentos complementarios hasta los dos años de edad o más.

¿Qué opinas? ¡Te leemos!

Puede interesarte