Por Antonio Rosselot
11 mayo, 2021

Bailey Breedlove (EE.UU) acudió a las redes para contar su “traumática experiencia” en un parque de la cadena Six Flags, donde la discriminaron por su vestimenta —diciéndole que debía comprarse nuevos shorts, más largos— y la amenazaron con detenerla. Su hija de 11 años, en tanto, no paraba de llorar por el susto que le dio la policía.

Sabemos que todos quienes están dentro del espectro autista pueden tener grandes obstáculos a la hora de relacionarse con gente, sobre todo si es desconocida. Por lo mismo, este caso que nos llega desde Oklahoma City (Oklahoma, EE.UU) nos indigna tanto desde ese prisma, como también desde un punto de vista sexista.

Bailey Breedlove, una mujer autista que visitaba el parque temático Frontier City junto a su hija de 11 años, fue increpada y humillada por el manager del parque y una oficial de policía local, quienes encontraron que los shorts que llevaba la mujer eran “demasiado cortos” para su tolerancia.

TikTok: @baileybreedlove970

En una publicación hecha en sus perfiles de Facebook y TikTok, Breedlove comentó que su experiencia en el parque había comenzado bastante bien y que, dos horas después de haber llegado, pasó a ser algo “traumático”. Su hija, de hecho, terminó llorando por la confrontación.

El relato dice que la policía le gritó a su hija por circular en el parque con sus zapatillas con ruedas; luego, la oficial agarró a la mujer por el brazo y le dijo que sus shorts de jeans eran “demasiado cortos”. Ese fue el minuto donde explotó todo.

“No cometí ningún crimen y procedí a caminar hacia mi novio, porque como soy autista me cuesta hablar con los oficiales de policía. La oficial me siguió, gritándome y pidiendo refuerzos por radio. Luego, el incompetente del manager del parque apareció y comenzó a hablar sobre mi cuerpo. Me dijeron que debía comprarme nuevos shorts, y no tengo la obligación de comprar algo que no quiera comprar”.

—Bailey Breedlove en sus redes sociales

TikTok: @baileybreedlove970

La mujer continúa su relato diciendo que finalmente aceptó comprarse shorts nuevos para poder “disfrutar sus vacaciones” pero, aún así, tanto la policía como el manager decidieron echarla a ella y a su familia del parque, con escoltas y todo.

Para colmo, cuando iban saliendo, la policía mujer intercedió en el camino sacando sus esposas y pidiéndole el carné a Bailey. ¿La razón? “Porque soy policía”, habría dicho la oficial.

“Sus oficiales tenían a mi hija de 11 años llorando histéricamente, pensando que su madre iba a ser arrestada. Sus políticas son vagas y confusas, y la forma en que discriminan y juzgan está en contra de la ley (…) me prohibieron volver al parque por cinco años, pero no iré a ninguno de ellos si así es como tratan a las mujeres, los ciudadanos que cumplen con la ley y los visitantes. Deberían estar avergonzados de sí mismos”.

—Bailey Breedlove en sus redes sociales

TikTok: @baileybreedlove970

Sin duda, un ejemplo de cómo no hay que tratar a la gente hoy en día. Cuestionar la vestimenta de la gente es una práctica prejuiciosa y discriminadora que simplemente ya no tiene cabida en estos días. Sumémosle el hecho de que Bailey es autista y el cóctel resultante es una situación por lo bajo humillante.

TikTok: @baileybreedlove970

¡Es hora de que empecemos a respetar y aceptar las diferencias!

Puede interesarte