Por Lucas Rodríguez
21 abril, 2020

Compartiendo la cuarentena con ella, el joven solo pensaba en sí mismo. Era hora de hacerle una “payasada”.

Hay una razón de por qué los hijos dejan el hogar de sus padres en algún momento. La verdad, es que hay varias razones, pero una de las más importantes es que cuando ya cumplen la mayoría de edad, y pasan de ser unos niños pequeños a adultos por sí mismos, deben comenzar a conformar su propio camino, así como dejar algo de espacio a sus padres para que retomen la vida que dejaron de lado para criarlos. De otra manera, la relación entre estos jóvenes y sus padres puede convertirse en algo un poco complicado. 

Kennedy News

La disyuntiva que se crea entre un adulto hecho y derecho, con, por ejemplo, capacidad para votar, manejar y consumir alcohol, y los requerimientos que su rol como niño siempre le van a requerir dentro del hogar, puede convertirse en algo un tanto difícil. Por esto es que desde cierta edad en adelante, cada uno debe asumir su rol por separado. De otra manera, podemos llegar a la situación en la que se vio esta madre de Sudáfrica con su hijo.

Kennedy News

Cuando su hijo de 20 años se estaba preparando para salir al trabajo, su madre le preguntó si podría dedicar un par de minutos a prepararle un café. El joven se negó, alegando que iba atrasado al trabajo y que su madre podría preparárselo por sí misma. Esto fue la gota que rebasó el vaso: el joven llevaba semanas comportándose de manera irrespetuosa. Era hora de que su madre lo pusiera en su lugar. Sabiendo que el principal terror de su hijo eran los payasos diabólicos (la película IT casi lo hace mojar sus pantalones), se preparó pata la que sería la broma del siglo. 

Kennedy News

Comprando todo tipo de implementos, así como sacando el mejor provecho de su maquillaje, su madre se convirtió en una versión casi irreconocible de Pennywise, el payaso de la película en cuestión. Ocultándose dentro del bote de la basura cerca de la hora de llegada de su hijo a la casa, esperó, sedienta de venganza.

Kennedy News

Con la ayuda de su pareja, convencieron al joven de que llevara las bolsas de basura al bote. Ese fue el momento en que la traviesa madre decidió hacer su aparición. Si las imágenes que tenemos del momento son un indicativo de su reacción, el chico se llevó un susto que no se le olvidará con facilidad. Es por eso, niños, que nunca deben decirle que no a su madre cuando les pida un café. 

 

Puede interesarte