Por Luis Aranguren
6 noviembre, 2020

Aunque le pidió al barbero que lo arreglara, cada vez lo empeoraba más. Comparó a su pequeño con Jim Carrey en “Tonto y más tonto”.

Para una madre la forma en la que se ven sus hijos mientras son niños es muy importante. Quieren que estén bajo sus conceptos “presentables”, para evitar problemas en el colegio y durante los paseos en los que van juntos.

Es por eso que cuando ocurre algo que se escapa de su normalidad se aterran, así se trate del cabello que vuelve siempre a crecer.

SWNS

Pues Carley Dormer casi se infarta después de llevar a su hijo a la peluquería, era el primer corte desde el comienzo de la pandemia y quería que quedara excelente. Lamentablemente no cumplió con sus expectativas y aunque pidió que se lo arreglaran, solo terminó empeorando.

Comentó a SWNS, durante más de 2 años su esposo e hijo iban a Pitsea Turkish Barbers en Basildon, Inglaterra. Nunca habían tenido alguna queja, pero todo eso cambió ahora.

New Line Cinema

Y es que según su perspectiva el corte es tan feo, que asegura que el barbero ‘mutiló’ el cabello de su hijo.

Como si tuviese un tazón en la cabeza, conocido en algunos lugares de Latinoamérica como el corte “cabeza de casco”. Lo peor de todo, fue que cuando pidió el dinero de vuelta, el barbero le pidió que más nunca fuera a su local.

“Fue absolutamente horrible. Se veía exactamente como Jim Carrey de Dumb and Dumber , no como un niño de nueve años quiere verse en absoluto. Terminó llorando porque el barbero lo empeoró después de que le dijimos dos veces que tratara de arreglarlo”.

–Carley Dormer contó a SWNS

Al parecer el trato del barbero con su cliente no fue el más genial, si bien no pudo arreglarlo, por lo menos debía devolver el dinero. Esto último no solo no lo hizo, sino que les gritó que no volvieran, al parecer están lidiando con presión.

SWNS

Por suerte otro barbero se enteró de lo ocurrido y se ofreció a arreglar este “desastre”, un hombre llamado Steven Gomma, de un lugar llamado Goodycuts.

New Line Cinema

A pesar de haber trabajado 14 horas al día, todavía le quedaba tiempo para acomodar el cabello del niño de 9 años sin cobrar un solo centavo. Ahora el pequeño está conforme y puede arreglar su cabello como desea.

SWNS

Sin duda un problema bastante molesto, pero que por suerte tenía solución.

Puede interesarte