Por Catalina Maldonado
16 octubre, 2020

En Nigeria el periodo menstrual es considerado una “impureza”, por lo que cuando se indisponen, son prácticamente excluidas de todo. Con este proyecto, aprenderán a cuidar la salud de sus cuerpos.

Lo que para muchas mujeres del mundo consideramos normal, como asistir al ginecólogo, hacernos chequeos de vez en cuando o tratar alguna enfermedad, para mujeres en Nigeria todo es realmente diferente. La menstruación es un tema tabú y deben ocultarse debido a la vergüenza que les genera. 

Por eso, y con el fin de entregarles una adecuada salud sexual, una médico en conjunto con una ONG comenzaron a repartir las primeras copas menstruales a las mujeres para ayudarlas en el proceso, que muchas veces pone en riesgo en sus vidas con tal de ocultar su periodo.

ONG PeachAid Medical Initiative

Luego de que la periodista Thainá Prado expusiera el caso de estas mujeres en la película Sangue Sagrado, la doctora Nkasi Obim Nebo y la ONG PeachAid Medical Initiative decidieron cambiar esta realidad en la que viven discriminadas por el solo hecho de menstruar una vez al mes.

“A las mujeres se les enseña que la menstruación es una enfermedad” dice el documental y eso ha llevado a que estas mismas se expongan a situaciones tan precarias como sentarse 4 horas en un balde lleno de arena o que les prohíban estar con su esposo e hijos durante el ciclo.

Incluso algunas historias que se cuentan, muestran que las mujeres nigerianas a menudo ponen en riesgo su salud, usando sábanas en sus bragas para detener la menstruación o reutilizando tampones.

ONG PeachAid Medical Initiative

Por eso la doctora Nkasi Obim Nebo ha estado trabajando para romper este mito enseñando a mujeres de comunidades rurales más alejadas o que son víctimas de ataques del grupo terrorista Boko Haram, a utilizar las copas menstruales y educarse con respecto a su salud sexual. 

Allí, en cada charla, se habla sobre el cuidado de la menstruación, la salud sexual, el cuidado ginecológico e incluso la igualdad de género.

Thainá Prado

Actualmente otras miles de mujeres viven en situaciones como estas, donde incluso han perdido la vida intentando disfrazar su periodo menstrual con prácticas completamente insalubres.

La copa menstrual es el primer paso para cambiar su futuro. 

Puede interesarte