Por Camilo Fernández
6 agosto, 2018

La duquesa, digna como siempre, ni se inmutó.

El halago de que todas las miradas estén sobre ti es alto, pero el riesgo de que un pequeño error sea notado y fotografiado aumentan considerablemente. No hay forma de pasar desapercibida si eres Meghan Markle. Menos si vas al matrimonio de un amigo junto a tu esposo, el príncipe Harry.

La duquesa de Sussex iba saludando abiertamente a todos los presentes cuando sucedió un pequeño accidente con la parte superior de su vestido. 

Instagram @lanetasiempre

Como se aprecia en la foto, se le habría desabrochado o roto un botón, dejando ver más de lo deseado y mostrando su sujetador.

Instagram @meghanmarkkle

Afortunadamente para Meghan, su sostén era igual -o más- hermoso que su vestimenta, combinando perfectamente.

Ella se dio cuenta rápidamente de que algo no iba bien, por lo que se ajustó el vestido y continuó saludando a las cámaras como la educada duquesa que es.

Instagram @meu_look_de_hoje

La ocasión para celebrar la oficiaba un amigo de larga data del príncipe Harry, Charlie van Straubenzeeand, y su esposa eligió un vestido Club Monaco, zapatos Aquazzura y un sombrero Philip Treacy. 

Ese mismo día, Meghan cumplió 37 años. Lamentablemente, este desperfecto en su vestido opacó su estilo y muchos opinaron que los medios exageraron en la cobertura por solo dejar ver “un centímetro” de su ropa interior.

Instagram @sussexupdate

Todo sabemos que esto no da para un escándalo, no es nada más que un sujetador. Pero la atención que causa Meghan Markle es irrefutable. 

De hecho, a ella no le debe haber ni importado. Tiene cosas más importante que ocuparse, por ejemplo, que su padre sigue dando entrevistas y asegurando que le cortaron toda la comunicación con su hija y lanzando frases como “sería más fácil para Meghan si muriera”.

Puede interesarte