Por Ronit Rosenberg
28 mayo, 2018

La Corona Británica se quedó en el pasado. La 3 ya es demasiado retrógrada…

El enlace entre el Príncipe Harry y la ex actriz estadounidense Meghan Markle, demuestra que el amor sobrepasa cualquier barrera, incluso los propios principios. Para quienes no saben, Meghan no sólo era una talentosa actriz que saltó a la fama en la serie Suits, sino también una activista de los derechos de las mujeres con un discurso feminista muy consolidado.

AP

Pero al aceptar la propuesta de matrimonio de Harry, tuvo que dejar toda su vida atrás; y con esto no solo me refiero a haber renunciado a su carrera actoral, a tener que cerrar su sitio web de LifeStyle “The Tig” o a decirle adiós a su país.

Alexi Lubomirski

Al convertirse en Duquesa de Sussex debió renunciar a esa figura icónica feminista. Ahora que es la nueva integrante de la realeza británica, jamás podrá volver a trabajar (con pago remunerado), nunca más podrá votar ni expresar su opinión política ni social, de ninguna parte del mundo. Y esas son solo algunas de las restricciones que tendrá que seguir al pie de la letra, tal como todo el resto de la familia.

Hay otras prohibiciones, como nunca más comer mariscos ni carnes crudas, sacarse selfies, dar autógrafos o salir sola en público. Pero por más restrictivas que suenen, realmente son superficiales comparado con los beneficios que ganará en otros aspectos.

AP

Sin embargo, además de esas restricciones que aplican para todos por igual, las mujeres de la realeza inglesa deben cumplir reglas de moda muy exageradas. Y aunque algunos crean que tampoco tienen tanta importancia para Meghan porque solo se trata sobre vestimenta, en realidad sí son trascendentales.

¿Por qué? Simple: cada una de ellas refleja que la Corona Británica sigue en el pasado, imponiendo normas de los años 1900. Estas reglas de vestuario van en desmedro de la figura femenina empoderada.

1. Nada de sombreros después de las 18 horas

AFP

No hay evento de la Corona Británica en que a las mujeres no se les vea con esos sombreros extravagantes. Se usan por signo de elegancia y recato…aunque ahora se ha vuelto un poco más “fashionista” el asunto porque hay algunos modelitos que llaman muchísimo la atención. Pero ten en cuenta una cosa: si ves a una mujer de la realiza inglesa usando un sombrero, no son aún las 6 de la tarde. 

La Reina tiene prohibido usar sombrero o algo en la cabeza que no sea una tiara (si la ocasión lo amerita) después de esa hora porque lo considera de exclusivo mal gusto. No tenemos idea por qué…pero claramente suena muy retrógrado.


2. Poner peso en sus faldas y/o vestidos

PA

La Corona tiene prohibido que a alguna de sus mujeres les suceda un episodio al estilo Marilyn Monroe con su vestido blanco al viento. Por eso, los diseñadores que las visten deben poner unas argollas con peso en las costuras de sus vestidos o faldas si se trata de telas vaporosas que podrían moverse y dejar al aire ciertas partes.

Este diseñador del vestido de Kate claramente fue despedido…(¡buenas piernas!)


3. Pantys sin importar el clima

Dominic Lipinski

No importa el clima, para las mujeres es obligatorio cubrir sus piernas con al menos pantys de color piel. No pueden ir con las piernas descubiertas. ¿Acaso a los hombres los obligan a usar calzoncillos largos aunque haga 30 grados de calor?


4. No puede mostrar rodillas ni hombros

AP

Lo ideal es que las vestimentas para las mujeres de la realeza siempre les cubran sus hombros y rodillas. A veces esa norma se quebranta, como Lady Di, a quien vimos en variadas ocasiones con sensuales vestidos. Cómo olvidar aquel negro…

Tampoco es de muy buen gusto a ojos de la Reina usar pantalones o escotes.

Y bueno, Meghan usó un vestido para su recepción con escote Halter, que dejaba ver sus hombros. Tal vez fue una excepción por su boda, pero créanme que en próximos eventos no la veremos así…o sino tendrá una larga “conversación” con la Reina. Kate Middleton, por su parte, siempre luce muy recatada.


5. Empacar siempre un atuendo negro

Adrian DENNIS

Puede que la Duquesa no sepa muy bien qué llevar a su luna de miel (aunque lo más probable es que tenga a un séquito de personas ya trabajando en eso), pero lo que sí sabe es que no puede romper la norma de empacar un traje negro. Esto es porque si alguien de la realeza fallece deben vestirse de luto estén donde estén.

Esta norma la impuso la Reina después que a ella le tocó el bochornoso momento de llegar a Inglaterra con ropa de color (tras un viaje) luego de la muerte del Rey Jorge VI. 

¿Qué pensará Meghan de esto? Seguramente NADA es sorpresa, ya que antes de responder SÍ en la Capilla St. George en el Castillo de Windsor, investigó muy bien en quién se estaría convirtiendo.

Puede interesarte