Por Camilo Fernández
31 octubre, 2018

La mejor combinación para no salirse del presupuesto: algo muy barato con algo muy caro.

La última etapa de la gira por Oceanía del príncipe Harry con Meghan Markle correspondió a Nueva Zelanda. Luego de ser recibidos por la primera ministra Jacinda Ardern y el alcalde de Wellington, Justin Lester, todas las miradas se posaron una vez más sobre la duquesa de Sussex.

Embarazada de su primer hijo, Meghan ya empezó a usar vestidos de maternidad. Eso no es ninguna sorpresa, pero sí el modelo que eligió para esta ocasión.

AFP

La marca que utilizó fue Assos, de un diseño que no cuesta más de $45 dólares. Un valor absolutamente modesto para lo que una integrante de la familia real se refiere.

Asos

Todo lo que usa Meghan se agota, por lo que esta vez no fue la excepción. Menos si es así de barato.

Instagram @meghanmarkle_hd

Después utilizar exclusivos calzados durante el viaje, que fueron desde zapatos a partir de botellas recicladas hasta simples (pero caras) zapatillas blancas, esta austeridad salió de la norma.

Eso en cuanto al vestido, porque lo barato de él se compensa con lo caro que salió la chaqueta con que andaba.

Instagram @meghanmarkle_hd

Meghan utilizó un abrigo a cuadros marca Karen Walker de un valor de más de $23.300 dólares.

La pareja real también utilizaron los tradicionales “poppy” rojos para conmemorar a los muertos de la Primera Guerra Mundial, en el contexto de la inauguración de un nuevo memorial británico por la guerra de Wellington.

Puede interesarte