Por Lucas Rodríguez
8 julio, 2019

Kate vistió un vestido rosado que combinaba con sus tacones y Meghan el tradicional blanco de la pureza.

Las dos duquesas centrales de la familia real (con el permiso de Camilla, por supuesto), Kate Middleton y Meghan Markle, destacan por muchísimas razones. Sus comportamientos son al mismo tiempo admirables y afables cuando tienen que serlo, y rebeldes y valerosos cuando un momento complicado o una decisión peligrosa así lo requieren. No solo son mujeres bellas y atractivas, sino que además tienen una serie de temas y valores, que se preocupan de defender y compartir en todos los lugares y momentos que pueden. 

Como si eso no fuera suficiente, ambas se han transformado en íconos modernos de la moda, debido a sus increíbles elecciones de vestuario.

@katemiddletonphotos

Por esto mismo es que ambas no iban a ser menos cuando llegó el momento de figurar en un evento oficial de la corona británica. Estamos hablando del muy comentando bautizo del primer hijo de Meghan y Harry, los duques de Sussex, Archie Harrison Mountbatten-Windsor, algo que el Daily Mail no se iba a perder. 

Partamos por Meghan. La madre y figura central del evento, a quien no se le ha visto mucho desde que dio a luz, vistió un vestido blanco, de Dior.

PA

Con su hijo en brazos y su marido a su lado, la duquesa de Sussex optó por seguir la tradición: usar un vestido blanco para el bautizo busca representar la pureza y un nuevo comienzo, valores que van completamente de la mano con el significado del evento. 

¡Y con ella, pudimos ver claramente a Archie!

PA

A la izquierda de Meghan, se sentó la única persona que era capaz de destacar en un día que no se trataba para nada de ella. Kate Middleton, a quien ya están destacando las publicaciones de moda más importantes del mundo como un estrella de la moda, se sentó a un costado de la actriz. 

Como no se encontraba bajo el peso de la tradición, Kate optó por un hermoso vestido rosado de Stella McCartney, el que combinó con tacones rojos y un accesorio para el pelo del mismo color.

PA

Los maridos de las duquesas estuvieron al nivel de sus esposas, optando por colores que complementaban el de las mujeres con las que comparten la vida. William se vistió de azul oscuro, mientras que Harry se calzó un traje blanco, un par de tonos más oscuro que el de Meghan Markle. 

Y hay que decirlo, Archie también estaba de blanco. Una familia completamente coordinada.

@sussexroyal

Una familia lujosa e icónica.

 

Puede interesarte