Por Lucas Rodríguez
4 junio, 2019

Nadie sabe si lo suyo con la princesa fue un tributo o una burla. Los vestidos que elige han sido muy analizados por los secretos que esconden.

Melania Trump se ha ganado un apodo muy particular: la esfinge de la Casa Blanca. En la mitología griega, las esfinges son una criatura mítica, sumamente atractiva, pero que solo se comunica por medio de acertijos. El acostumbrado silencio al que la primera dama de los Estados Unidos nos tiene a todos acostumbrados, mezclados con el inexpresivo rostro con el que generalmente se la ve, la ha vuelto un personaje fascinante para los que siguen las noticias internacionales. 

Pero quienes se interesan en esto han encontrado lo que parece ser la llave de entrada al misterioso mundo de Melania: sus decisiones de vestimenta.

Toby Melville/Pool via AP

En la reciente visita que el presidente de los Estados Unidos hizo al Reino Unido, medios como Fox News destacaron el atuendo de la primera dama. Es cierto que Melania también es considerada una persona muy glamorosa, pero la noticia es que su decisión de atuendo recordaba a un notable personaje inglés: la princesa Diana. 

Antony Jones/UK Press via Getty Images

Fox no fue más allá de destacar la similitud, pero otros medios como Vox han recopilado otros atuendos de Melania. Varios de ellos fueron revelados en momentos clave de la presidencia de su marido, alineándose, en algunos casos sospechosamente bien, con ciertos eventos, o incluso, controversias. 


2016: vestido rosado con ‘pussy bow’.

Robyn Beck/Getty Images

Para el segundo debate presidencial, Melania vistió un atuendo rosado con un lazo en el cuello. Ese lazo es llamado «pussy bow» en inglés. Solo dos días antes del debate, se conoció la infame grabación de Trump en que se jactaba del acceso que su dinero le daba a las partes íntimas de las mujeres. La conexión entre el nombre del lazo y la frase de Trump no pasó desapercibida.


2017: tacos aguja para visitar una zona de desastre.

Alex Wong/Getty Images

Luego del desastroso paso del huracán Harvey por Texas en agosto del 2017, Melania fue fotografiada subiéndose al Air Force One (el avión privado del presidente), vistiendo unos tacos más adecuados para una pasarela que para visitar una zona de catástrofe. Algunos lo vieron como una señal de la desconexión entre la esposa de un millonario y la gente común. Otros, como ella misma reconociendo esto.


2018: Vestido para el discurso del Estado de la Unión.

Tom Williams/Getty Images

Esta blusa con pantalones blancos es uno de los más discutidos. No fue difícil realizar la relación con algo que casi era el uniforme de Hillary Clinton. Melania de punta en blanco destacaba frente al mar de personas vestidas de negro. El otro detalle es que la revelación del affair que Trump tuvo con la actriz para adultos Stormy Daniels había ocurrido hace solo un par de semanas.  La pureza siempre ha sido representada con el blanco. ¿Le estaba sugiriendo algo Melania a su marido?


2018: la chaqueta «Realmente no me importa, ¿y a ti?».

Mandel Ngan/Getty Images

Esta es quizás la más famosa de todas y la que hizo que los medios comenzaran a prestar más atención a los vestuarios de la primera dama. En junio del 2018, las detenciones y separaciones de familias en la frontera entre Estados Unidos y México le había generado a Donald Trump la mayor cantidad de críticas de todo su gobierno. Otros mandatarios y organizaciones de derechos humanos rogaban porque se hiciera algo al respecto.

En respuesta, la Casa Blanca anunció que Melania visitaría los centros de detención. Cuando se subía a su avión, los fotógrafos notaron que llevaba un chaqueta verde, con la frase «Realmente no me importa, ¿y a ti?» escrita en letras grandes tipo graffitti. Algunos lo tomaron como una declaración de guerra. La Casa Blanca dijo que era solo una chaqueta. Trump agregó en un twitt que su esposa se refería a las noticias falsas y el abuso de los medios de comunicación.

La esfinge solo guardó silencio. 

 

Puede interesarte