Por Catalina Maldonado
22 noviembre, 2020

Tres veces fueron las que la Primera Dama le solicitó a Carolina Herrera ser vestida por ella. Pero claro, la diseñadora es firme a sus ideales y dijo que no vestiría a alguien con quien no tiene empatía. Ahora, ya le diseñó a Kamala Harris, la vicepresidente electa de Estados Unidos.

Si hablamos del mundo de la moda, Carolina Herrera es una de las preferidas por todos. La venezolana de 81 años se ha dedicado a presentar grandes diseño e imponer tendencias durante todos estos años. Por eso, ¿a quién no le gustaría vestir un CH original?

Bueno, al parecer Melania Trump —la Primera Dama de Estados Unidos— siempre tuvo todas las intenciones de poseer algún diseño de la diseñadora y a pesar de que realmente tenía un importante puesto a nivel mundial, jamás pudo cumplir ese deseo pues Herrera se negó a vestirla. 

EFE

Según reportaron en Harper’s Bazaar, no fueron una ni dos veces las que Melania le solicitó a la Carolina Herrera que le diseñara algún atuendo, sino que luego de tres solicitudes de ser vestida por la diseñadora, ella se rindió. 

Pero Carolina Herrera no se dejó amenazar por buena parte de sus compatriotas que le dieron la espalda y la criticaron por negarse a vestir a Melania, todo porque buena parte de los venezolanos exiliados en Estados Unidos vieron en Donald Trump un héroe que podría derrotar a Nicolás Maduro.

AP

Por esa razón, además de no sentir empatía con Melania, fue que Carolina Herrera se negó siempre a vestir a la primera dama pues no quería involucrar su marca y sello personal con personas que no le simpatizaban.

Ahora la situación ha tomado mayor relevancia luego de que Herrera aceptara vestir a la recién elegida vicepresidente Kamala Harris. En una de las tantas apariciones públicas de la mujer, se dejó ver con un traje blanco de dos piezas original de Carolina Herrera que fue altamente comentado. 

Getty Images

Justamente, el traje claro fue inspirado por Carolina de las mujeres vestidas de blanco que significaron un símbolo de lucha contra Trump, además de evocar a las primeras mujeres que hicieron efectivo su derecho al voto, y de las mujeres que marcharon en Washington en 1987 apoyando la enmienda por la igualdad de derechos.

Getty Images

Sin duda la elegancia y el buen gusto de Carolina Herrera se vieron reflejados en el sastre blanco lleno de simbolismo de Kamala Harris. Pero ojo, de seguro Melania Trump no estuvo tan emocionada por esto. 

Puede interesarte