Por Catalina Maldonado
1 agosto, 2022

Katie Bryan se divorció de su esposo después de que él no quería tener hijos, y si bien buscó el amor por otro lado, finalmente se dio cuenta que ser madre soltera era su mejor opción.

Soñar con ser madre o padre es una decisión personal, pero cuando nos comprometemos en una relación, la decisión debe ser compartida o no es la persona correcta para ti. Así fue como lo entendió Katie Bryan cuando su esposo le dijo que no quería tener hijos nunca.

Katie se casó a los 23 años y pensó que tendría mucho tiempo para formar una familia, sin embargo, se divorció a los 20 cuando su pareja decidió que no quería tener hijos. Si bien intentó rehacer su vida con otro hombre, se dio cuenta que el camino a la maternidad lo haría por su cuenta. 

Instagram @single_greatest_choice

“Me sentí engreída cuando me casé a los 23 años, era joven, estaba casada y tenía una casa, lo que significaba que en los próximos años tendría hijos, pero luego nos divorciamos seis años después como él, pues me dijo ‘no quiero hijos’, contó Katie.

Al divorciarse tan joven, solo con 29 años, pensó que saldría con alguien mejor y podría tener su familia: “Eso nunca sucedió. Mi exmarido había puesto el listón muy alto y no podía encontrar a alguien con quien estaría feliz de tener una familia”, agregó.

Instagram @single_greatest_choice

Si bien no se apuró demasiado, a los 38 decidió congelar óvulos luego de conocer a una persona que sentía que sí sería su pareja ideal para tener hijos. Sin embargo, la relación terminó por romperse y nuevamente estaba sola en este proyecto de maternidad. 

De esa forma, y entendiendo que su reloj biológico la apuraba más y más, decidió ser madre por su cuenta y fertilizar sus óvulos gracias a un donante. “Tuve un donante y quedé embarazada después de algunas recuperaciones de óvulos muy exitosas a los 39”, dijo.

Instagram @single_greatest_choice

“Me ha costado alrededor de 7,000 dólares en total, incluidos los medicamentos, no es barato, pero ser madre vale la pena, y si tuviera que elegir comprar un automóvil o tener un bebé, elegiría un bebé cualquier día”, dice Katie.

Actualmente, con su hijo Miles en brazos, Katie ya le ha contado cómo nació y que en su familia “simplemente no tiene un padre”. Sin embargo, la madre de 40 años dijo que su pequeño conoció a su donante, quien se mantiene al día con el crecimiento de su hijo.

Una decisión valiente que le podría servir a muchas mujeres en busca de la maternidad a solas. 

Puede interesarte