Por Lucas Rodríguez
14 septiembre, 2021

Viviendo en las Islas Vírgenes, Jamila Gordon, tuvo que pasar su vida luchando contra las burlas y ataques de los desconsiderados. Ahora en su vida adulta, las cosas han mejorado un poco, gracias al apoyo de su familia.

Una mujer residente de las Islas Vírgenes (territorio nominalmente parte de Estados Unidos) ha hecho noticia debido a la muy inusual condición a la piel con la que debe convivir cada día de su vida. Se trata de una enfermedad llamada neurofibromatosis, la que ha causado una erupción de pequeños tumores a lo largo de toda su piel. Tanto sus brazos como rostro están llenos de estas erupciones, las que son demasiado riesgosas como para quitar con una intervención quirúrgica. 

Mercury Press & Media

Jamila Gordon, de ya 33 años, simplemente ha aceptado que ellos forman parte de su vida ahora:

“Los tumores duelen y pican mucho. Los tengo por todo el cuerpo y en la planta de los pies, lo que me dificulta caminar. Tengo demasiados para contarlos pero diría que tengo más de 200”

–Jamila Gordon para Metro.uk

Mercury Press & Media

La vida para una persona que sufre de una aflicción así de notoria puede ser muy dura. No hay momento en la vida pública de Jamila en la que no se vea en la mira de curiosos y personas que no pueden dejar de observar su condición. Algunos incluso han ido un paso más allá, gritándole cosas agresivas o poniéndole sobrenombres ofensivos. 

Mercury Press & Media

Su condición le ha implicado no conseguir una pareja en mucho tiempo. Aun así, fue en una de estas relaciones anteriores que Jamila pudo dar con lo que considera su única luz de esperanza: su hija de ocho años. 

“Cada día intento sonreír y ser la mejor mujer y madre que puedo para mi hija, que me quiere por lo que soy. Sin embargo, me preocupa Tatyana, porque ella también tiene la enfermedad. Hasta ahora ha desarrollado pequeñas manchas y el médico ha dicho que no se convertirán en tumores, pero con esta enfermedad nunca se sabe. Podrían crecer cuando llegue a la pubertad”

–Jamila Gordon para Metro.uk

Unsplash – Imagen Referencial

Jamila cree de todas maneras que la vida debe ser vivida, independiente de si se cuenta con una condición así de dañina. Su hija es quien le recuerda esto todas las mañanas.

Unsplash – Imagen Referencial

A pesar de que ella se culpa por haberle transmitido su condición a su hija, por lo menos sabe que entre ambas se podrán apoyar para salir adelante juntas. De una u otra manera, la condición a la piel que comparten es algo que las unirá para siempre, creándoles un lazo mucho más duradero que el de cualquier otra persona. 

Puede interesarte