Por Antonio Rosselot
17 marzo, 2021

Rachael Larsen (EE.UU) sabe que fue privilegiada al poder tomarse 3 meses para estar con su bebé recién nacida, pero el tiempo no bastó y la angustia la invadió al retomar el trabajo. “El desdén que hay sobre criar una familia y trabajar a tiempo completo es real”, comentó.

En los últimos días, una publicación de redes sociales hecha por Rachael Larsen, madre de dos y trabajadora, trascendió por ilustrar con una triste fotografía las dificultades que tienen las mujeres estadounidenses al enfrentar su posnatal.

La mujer tuvo a su segundo bebé a finales del año pasado y, de acuerdo a la reglamentación del país, le correspondieron 12 semanas de posnatal. Es decir, unos 3 meses dedicados únicamente al apego con su bebé. Es evidente que este período de tiempo es insuficiente, y Rachael lo demostró en su sentida publicación, que acompañó con una foto suya llorando de frustración.

LinkedIn: Rachael Larsen

“Me tomó cuatro años armarme de coraje para compartir esta foto. Incluso ahora, es difícil de mirar. El desdén que hay sobre criar una familia y trabajar a tiempo completo es real. Me convencí de esto en mi primer día de vuelta en el trabajo, luego del nacimiento de mi segunda hija. No estaba lista. Mi hija no estaba lista. Ella no dormía y estaba muy inquieta. Me desperté cinco veces la noche antes para darle de comer. Estaba exhausta”.

A pesar de lo angustiante de la situación, Rachael sabe dónde está parada y los beneficios que tiene para criar a su bebé, a diferencia de muchas mujeres que pasan por situaciones similares y están desamparadas ante la ley. Pero aún así, se vio vencida por la situación.

Imagen referencial. (Paylab)

“Sé que soy extremadamente privilegiada. Pude tener un pago parcial de mi sueldo durante mi posnatal y pude tomarme 12 semanas sin trabajar. Tenía un trabajo que amaba, en una compañía con excelentes jefes. Pude tener acceso a un jardín infantil de buen precio, con grandes profesoras en las que confiaba. Pero…no estaba lista”.

La mujer termina su mensaje pidiendo que se apoye más a los padres y a las familias en este sentido. Fueron años sin darse cuenta de lo difícil que es el tema, pero ahora que sabe que no quiere más hijos, dice tener “el coraje para contar mi verdad”.

El punto de Rachael es más que válido y real. De acuerdo a las cifras de la OCDE —recopiladas por PopSugar—, los países que participan en dicha organización dan un mínimo de 14 semanas de posnatal, mientras que el promedio es de 18 semanas. A su vez, la mayoría de estos países pagan más de la mitad de los sueldos a sus empleadas en posnatal, y 13 de ellos el sueldo total.

Imagen referencial. (Bounty Parents)

En tanto, el posnatal en EE.UU no existe como ley y sólo se puede acceder a él cumpliendo ciertos requisitos, como haber trabajado una cierta cantidad de horas antes de tomar el posnatal, llevar más de un año trabajando en alguna empresa, y otros obstáculos que impiden que el proceso sea más horizontal.

La realidad de Rachael es la de muchas madres en este mundo. Es necesario que se replantee este tema en todos los países donde no haya regulación clara al respecto, porque simplemente no se puede interrumpir el proceso de apego de una madre con su bebé en los primeros meses de vida.

Puede interesarte