Por Luis Aranguren
28 abril, 2022

Gennevieve Vaillancourt comenzó a tener vello facial a los 16 años por sus ovarios poliquísticos y era intimidada en su escuela. Ahora con 34 años, se siente atractiva y no ha recibido reacciones negativas.

Dicen que las otras personas percibirán lo que nosotros le mostremos y no hablamos de lo físico precisamente, sino de la seguridad y otros aspectos. Esto es algo que no muchos descubren de la mejor manera, pues deben pasar mucho sufrimiento y falta de aceptación propia antes de entender que la belleza no es estandarizada.

Alguien que pasó por eso la mitad de su vida fue Gennevieve Vaillancourt, una joven de Ontario, Canadá que actualmente tiene 34 años de edad y se define como una mujer feliz, algo que no siempre fue así.

Instagram / Bearded Lady G- Gennevieve Vaillancourt

Resulta que a los 16 años de edad comenzó a crecer mucho vello alrededor de su barbilla y labio superior, en pocas palabras era una adolescente con barba. Tras muchos exámenes médicos se le diagnosticó síndrome de ovario poliquístico, lo que hacía que el desarrollo de vello fuera excesivo.

Por supuesto, al estar en el colegio no quería que la molestaran por lo que se afeitaba al menos cada dos días para mantener la barba controlada.

Instagram / Bearded Lady G- Gennevieve Vaillancourt

Sin embargo, no fue suficiente porque crecía y se notaba, lo que hizo que algunos jóvenes incomprensivos le preguntaran qué le ocurría. “Fui intimidado en la escuela por eso y los niños me decían que me afeitara o me preguntaban si sabía cómo hacerlo”, contó a través de su Instagram.

Si bien cuando recibió el diagnóstico comprendió lo que ocurría, fue algo triste, porque ese síndrome es una de las principales causas de infertilidad en la mujer.

Instagram / Bearded Lady G- Gennevieve Vaillancourt

Era difícil para esta joven tener que lidiar con todo, hasta que por suerte para ella llegó la pandemia y durante la cuarentena dejó crecer su vello facial. Había tenido un hijo y quiso enseñarle a amarse a sí mismo, algo que no podía hacer si no era con su propio ejemplo.

“Tan pronto como mi vello facial comenzó a crecer cuando tenía 16 años, supe que eventualmente se convertiría en una barba completa y supe que quería llegar a un lugar donde fuera lo suficientemente valiente como para dejarlo crecer y usarlo en público”, comentó en su video.

Instagram / Bearded Lady G- Gennevieve Vaillancourt

Aunque no todos lo aceptaban, para ella era liberador y desde el 2021 se ha dejado crecer el vello facial sin problema alguno. Es parte de ella y su condición, por lo que no hay de qué avergonzarse.

Instagram / Bearded Lady G- Gennevieve Vaillancourt

Ahora está segura de amar su apariencia, camina en público y nadie le dice nada. Ese es el efecto de ser ella misma, transmite seguridad.

Puede interesarte