Por Antonio Rosselot
15 junio, 2021

Para Leandra Leal (Brasil), la maternidad es un acto que trasciende las ideologías y la política. Por lo mismo, critica a quienes ven la adopción infantil como una “obra caritativa”, ya que es mucho más importante y sustancial que eso.

Si bien es una práctica que ha estado acompañándonos a lo largo de un buen rato, la adopción ha tenido más prominencia en los últimos años, cuando se comenzó a hablar de la dignidad de los grupos más abandonados de la sociedad.

Hoy en día el debate transita entre varias posturas, pero muchas personas —tanto en redes como en apariciones públicas— opinan que, con las condiciones en que el mundo está hoy, es inhumano tener un hijo biológico y seguir sobrepoblando el planeta; además, hay miles de niños y niñas en centros infantiles esperando por una familia definitiva.

Para muchas personas la adopción es vista como algo gratificante, basada en el amor por los demás y llena de buenas intenciones. Sin embargo, la actriz brasileña Leandra Leal tiene una concepción muy distinta del asunto.

Ella misma tiene una hija adoptada llamada Júlia, y ha encarado el proceso de adopción con firmes convicciones de que no es “trabajo social” ni menos una oportunidad para “ayudar” a algún niño o niña. Si bien dice tener una opinión política definida, asegura que ser madre no es un acto político.

Para Leandra, la maternidad involucra un sentimiento de amor incondicional que va para los dos lados, ya que su hija Júlia también la eligió a ella para ser su madre. Por lo mismo, dice que un enfoque más ideológico es incapaz de sostener una maternidad, la que involucra un compromiso diario.

A su vez, cuando una persona le comenta su intención de adoptar hijos con la intención de “ayudarlos” y sacarlos de su calvario, Leandra es firme: le dice que no adopte. Si quiere hacer trabajo social está bien, la insta a comprometerse en ese sentido, pero para ella la crianza de los hijos es muy superior a eso: no sólo estás ayudando al niño o niña a tener una mejor situación, sino que también estás construyéndolo como persona y atendiendo sus carencias.

Leandra es hija única y, hasta el momento, Júlia también es su única hija. Por lo mismo, quiere romper ese ciclo y darle más hermanitos; incluso ha explorado la posibilidad de convertirse en madre biológica. En caso de que no resulte esa experiencia, Leandra no se haría problemas: seguirá queriendo más hijos, estando my involucrada con su rol de madre.

Finalizando, si bien para la mujer ser madre es un proceso muy difícil, también considera que es lo mejor que le puede pasar a una persona. Eso sí, siempre hay que fijarse en las necesidades que tengan los niños y garantizarles una buena educación.

Para todos aquellas personas que quieran adoptar, vale este consejo: siéntense un minuto y mediten todos los pros y contras de su decisión, además de darse cuenta si lo están haciendo para la gratificación propia o para genuinamente hacerse cargo de la crianza de un/a niño/a.

¡Este es el tipo de decisiones que no se toman a la ligera!

Puede interesarte