Por Camilo Morales
16 febrero, 2021

Además, a Lillian Greenway le llegaron 500 regalos. Tardará semanas en abrirlos todos.

Llegar a los 100 años de edad no lo cuenta cualquiera. y menos si es en medio de la pandemia mundial de coronavirus. Lillian Greenway puede contarlo, ya que llegó hasta el siglo de edad en la residencia de adultos mayores Birmingham, Inglaterra, donde ella vive. Y su celebración fue mundial.

Stacey Debney 

Pero antes de eso, según informó Metro UK, los trabajadores de aquel recinto estaban un tanto preocupados ya que Lillian no tenía familiares cercanos, por lo que temían que la mujer celebrara su cumpleaños de forma solitaria y que no recibiera regalos. Es por eso que iniciaron una campaña en Facebook para conseguir a 100 personas que le escribieran 100 cartas de cumpleaños.

Stacey Debney 

Pero la iniciativa se escapó de las manos. Llegaron 10 mil cartas y 500 regalos de personas de todas partes del globo, como Estados Unidos, Australia, Sudámerica, entre otros rincones del planeta.

La gerente de relaciones públicas del recinto, Stacey Debney, dijo a Metro UK: “nos sorprendió la respuesta. Creo que la gente quería darle un impulso en un momento en que la mayoría se siente triste y desinflada durante el encierro“.

Stacey Debney 

Estamos tan agradecidos por la amabilidad de la gente que demuestra que todavía hay algo bueno en el mundo en un momento en el que todo parece ser fatal y pesimista“, agregó el funcionario, quien además contó que la mujer no pudo abrir todos los regalos ese día y que tardará semanas en hacerlo.

Stacey Debney 

Junto con los regalos de diversos lugares del mundo, los empleados de la residencia de adultos mayores le decoraron el lugar con alfombras rojas y globos morados, el color favorito de Lillian. Debney contó que “fue un día encantador, estaba muy cansada al final pero tenía una gran sonrisa en su rostro todo el tiempo, ya que le gusta ser el centro de atención“.

Stacey Debney

En un momento temieron por la seguridad del lugar, debido a la gran cantidad de regalos que llegaba desde el exterior. Pero para la gerenta la ocasión sirvió como un mensaje para acordarse de los adultos mayores en estos tiempos difíciles de crisis sanitaria.

Puede interesarte