Por Pamela Silva
1 junio, 2018

Jucilene Marinho sufre el síndrome de Rokitansky y nació sin vagina, útero ni cuello uterino.

Jucilene Marinho es una chica brasileña de 23 años que nació con el Síndrome de Rokitansky o MRKH (Mayer Rokitansky Küster Hauser), una anomalía congénita en la cual las mujeres nacen sin vagina, útero ni cuello uterino. Sin embargo, la parte externa del aparato reproductivo si está presente como en cualquier mujer, así que se descubre sólo cuando llegan a la adolescencia y nunca les llega el período.

Jucilene se enteró a los 15 años que no tenía vagina y para ella fue el fin del mundo.

FocusOn News

“Pensé que mi mundo había terminado. Siempre había soñado con tener un bebé propio, ahora tenía que aceptar que eso no sería posible”.

Jucilene Marinho.

Sin embargo, el nacer sin vagina no es una condición irrevocable, puesto que hay procedimientos quirúrgicos que pueden realizarse para generar la apertura de la vagina de forma artificial.

FocusOn News

Una de las formas es tomar injertos de piel de la ingle de las pacientes y así crear el canal vaginal, pero Jucilene probó una nueva técnica: usar piel de pescado.

El Doctor Leonardo Bezerra de la Escuela de Maternidad Assis Chateaubriand explica que el procedimiento tradicional puede ser doloroso y requiere mucho tiempo de recuperación, mientras que el que utiliza piel de pescado es mucho más rápido, menos invasivo y peligroso.

FocusOn News

“Para hacer la ‘nueva vagina’ insertamos un molde acrílico con forma de vagina, revestido con la piel de tilapia, en el espacio creado entre la vejiga y el recto.  El dispositivo permanece allí durante 10 días para evitar que se cierren las paredes. Durante este período, la piel de la tilapia se absorbe y las células y los factores de crecimiento liberados por la membrana se transforman, como las células madre, en las células del tejido del paciente.

Finalmente, el cuerpo del paciente incorpora por completo la piel de tilapia y se vuelve biocompatible con ella. La piel del pez estimula el crecimiento celular y la formación de vasos sanguíneos y crea un nuevo canal igual al de una vagina real”.

Doctor Leonardo Bezerra de la Escuela de Maternidad Assis Chateaubriand.

Se utiliza la piel de los peces tilapia, que se encuentran en bastante abundancia en ríos y granjas de Brasil, esta tiene grandes cantidades de colágeno -lo que promueve la cicatrización- y es bastante húmeda.

FocusOn News

Además, es resistente a las enfermedades y fuerte como la piel humana, así como bastante compatible minimizando las posibilidades de que el cuerpo rechace el injerto. La piel de tilapia también se ocupa para curar a víctimas de quemaduras.

FocusOn News

Juceline se realizó el procedimiento en la Universidad Federal de Ceará, es la primera de cuatro mujeres que se someterán a este tipo de cirugía en la institución. Esto ocurrió en abril del año pasado, está completamente dada de alta e incluso ya logró mantener relaciones sexuales con su novio de un año.

“Fue un momento maravilloso porque todo funcionó a la perfección. No hubo dolor, solo placer y satisfacción. Al principio tenía mucho miedo de hacerlo porque pensé que me dolía y me preocupaba que pudiera dañar la apertura.

FocusOn News

No sentí ninguna molestia y no hubo sangrado. Todo se sintió en lo que me dijeron que es la forma correcta y normal. Era perfectamente natural como si la apertura siempre hubiera estado allí.

Se sintió tan bien tener algo que la mayoría de las mujeres da por hecho”.

Jucilene Marinho.

FocusOn News

Para Juceline el proceso fue todo un éxito, así que esperamos que muchas otras mujeres que viven lo mismo que ella puedan someterse a esta cirugía y así vivir una vida mucho mejor.

Puede interesarte