Por Lucas Rodríguez
11 noviembre, 2020

Breanna Lockwood no podía gestar a su bebé dentro de su propio vientre. Con un poco de ayuda médica, su madre a pesar de su avanzada edad, consiguió darle el milagro más importante de todos: el de la maternidad.

Hace un par de meses atrás, les contamos la historia de una mujer que no podía tener hijos por medio de la vía natural. Breanna Lockwood y su marido Aaron, recientemente casados, llevaban bastante tiempo tratando de tener hijos, pero las cosas no resultaban. Ad portas de sus treinta años, las posibilidades de Breanna comenzaron a disminuir rápidamente, por lo que tuvieron que aceptar la realidad de que quizás no conseguirían tener a ese bebé que buscaban sin un poco de asistencia de la ciencia. 

@ivf.surrogacy.diary

Su solución fue un poco unortodoxa, pero totalmente funcional. Dado que Breanna no quería confiarle su óvulo fecundado a cualquier persona, se decidieron por usar el vientre de la única persona en la que ella confiaba más que su propio esposo: su madre. 

@ivf.surrogacy.diary

Así fue como usando la tecnología del sustituto gestacional, Julie Loving comenzó a llevar el bebé de su hija. Al momento que les presentamos esa historia, la bebé tenía cinco meses de crecimiento.

Rachel Langlois Photography

Hoy les traemos la actualización: la mujer de 51 años dio a luz a la bebé de su propia hija sin ningún problema:

“Fue un proceso completamente surreal. Todos estos sentimientos me visitaron a la vez al ver a mi madre pasar por todo el proceso y entender todo lo que ella había hecho por mí, y continuaba haciendo. Ella superó sin problemas el embarazo y también el parto. Tuvimos un par de momentos de un poco de medio, pero los médicos y el equipo supieron lidiar con esto sin mayores problemas”

–Breanna Lockwood para Good Morning America–

Breanna Lockwood

La historia de esta inusual configuración familiar, ocurrió luego de que Breanna recibiera las noticias de que sus posibilidades de tener un hijo por medios naturales era prácticamente nula.

Breanna Lockwood

Se sometió a tratamientos de ferilización in vitro, los que parecieron dar resultados en un inicio. Pero incluso cuando le avisaron que estaba embarazada de gemelos, pocos después los perdió. Los médicos fueron francos: el problema no era que quedara embarazada, sino su capacidad para gestar los bebés. 

Breanna Lockwood

Los expertos le recomendaron que considerara un vientre de alquiler, pero las agencias de búsqueda y encargadas del proceso cobraban una cantidad de dinero que Breanna y su marido no tenía a mano. La otra opción era pedir la ayuda de algún miembro de la familia. Los médicos dijeron que no era la común, pero que si ella confiaba en su madre y la mujer estaba de acuerdo, empezarían el proceso cuanto antes:

“Lidiar con la infertilidad es lo más difícil que me ha tocado hacer en la vida. Cuando tienes planes para tu vida y te dicen que eres inferil, sentí que mis planes de vida se alejaban. Por suerte, tengo a mi madre.”

–Breanna Lockwood para Good Morning America–

Breanna Lockwood

Varios meses después, Breanna tuvo a su hijo, Julie su primer nieto y una historia que pareció rara en un principio, se resolvió de una manera feliz: la familia tuvo en sus brazos al saludable bebé. 

 

 

 

Puede interesarte