Por Florencia Lara
7 marzo, 2022

Tonya Meisenbach gozaba de una tranquila tarde de domingo cuando Donald accidentalmente le roció acelerador de fuego mientras estaban cerca de una parrilla. Él se ha encargado de bañarla, limpiarla y curar sus heridas cada día. Ha sabido compensarle.

Nunca es fácil para las personas cuando sufren algún tipo de accidente que implique un importante cambio físico, y sobre todo si este es repentino. Pero, Tonya Meisenbach, luego de sufrir importantes quemaduras en su rostro, superó el dolor y lo convirtió en una fortaleza en su vida. Y así lo demuestra día a día.

Instagram: @burnedbeauty18

Era un domingo sin nada especial. Como muchas otras veces, Tonya y su esposo Donald preparaban una barbacoa como manera despedir la semana, mientras se encontraban en el patio trasero de su casa en Georgia, Estados Unidos. Era un día tranquilo, pero en un abrir de ojos, se desató la peor pesadilla de la pareja.

Tonya fue por la carne para poder ponerla sobre la parrilla. Por coincidencia, cuando la mujer se abalanzó sobre el artefacto para comenzar a preparar la comida, su esposo utilizó un rociador acelerador de fuego, sin percatarse que había bañado a la mujer en él. En un segundo Tonya estaba envuelta en llamas.

Instagram: @burnedbeauty18

Rápidamente Donald llevó a su esposa al hospital. Tonya pasó los siguientes 6 meses en una cama clínica, sufrió diversas operaciones e incluso estuvo semanas en coma.

“Cuando me desperté, pasé un mes tratando de orientarme trabajando con fisioterapeutas. Todos mis músculos se habían atrofiado. No podía caminar, no podía tragar. Ni siquiera podía moverme en la cama”.

Tonya Meisenbach a The Sun.

Donald pasó los siguientes años sintiendo la culpa por el accidente. Pero, Tonya no siente ningún tipo de rencor hacia el hombre, de hecho declaró que lo ama y lo perdona. Su esposo desde el accidente no ha sido más que una especie ángel para la mujer: La baña, le limpia sus heridas, la ayuda a moverse. Su amor es incondicional.

Instagram: @burnedbeauty18

Pero más que lamentarse por su accidente, Tonya ha sabido sacar fortaleza de él. La mujer se convirtió en influencer en Instagram, en su perfil @burnedbeauty18, donde ayuda a otras personas que han pasado por lo mismo e incluso intenta hacer recaudaciones de fondos, ya que sabe lo costoso que son los tratamientos.

La mujer además, encontró en el arte del maquillaje una terapia para ella.En un comienzo no quería tomar las brochas, pero luego cedió. “Mis ojos estaban hinchados y mi piel era de diferentes colores. El maquillaje no iba a arreglarlo. ¿Por qué me molestaría en maquillarme si no va a arreglar nada?“, comentó Tonya a The Sun.

Instagram: @burnedbeauty18

Tonya hoy tienen 15 o 20 operaciones más por delante para reconstruir su rostro, pero ella y Donald están listos para enfrentar cualquier batalla con una sonrisa.

Puede interesarte