Por Lucas Rodríguez
4 enero, 2022

Karen descubrió a los 16 que quería dedicarse a este rubro tradicionalmente masculino. Su trabajo duro la ha llevado una década después, a tener un importante puesto en Sao Paulo, Brasil.

Desde hace mucho tiempo, algunos trabajos con considerados más cercanos o comunes o un género o el otro. Esto la mayoría de las veces se condice con trabajos de servicios o atención a personas, en el caso de ellas, así como trabajo físico o pesado, en el caso de ellos. Pero los últimos años han visto como todo ha cambiado y se ha vuelto líquido: hoy no solo ambos géneros están menos predefinidos, sino que también podemos ver a hombres y mujeres haciendo toda clase de trabajos. 

Razoes para Acreditar

Aún así, por una cosa muy simple de capacidad física, sigue siendo llamativo cuando se ve a una mujer en la que es tradicionalmente el área de trabajo más masculina de todas: la construcción.

Razoes para Acreditar

Por esto es que la historia de Karen Affonso Arruda, una mujer de 32 años de Sao Paulo, Brasil. Esto debido a que Karen tenía claro desde muy joven, que lo suyo no iba a ser un trabajo en modas o en el área de las comunicaciones. Ella siempre supo que quería desarrollarse en el rubro de la construcción: 

“No tenía ninguna inspiración o referencia, ¡era solo una pasión intensa que ni siquiera sé de dónde vino! Cuando lo vi, ya había tomado varios cursos, ¡incluso de Mecánico Industrial y Ensamblador de Andamios! Fui a trabajar gratis para aprender el trabajo. No fue fácil, pero no me rendí”

–Karen Affonso Arruda para Razoes para Acreditar

Razoes para Acreditar

Partiendo con entrenamiento en soldaduría a sus 16 años, Karen fue aprendiendo las habilidades de su rubro. Un poco más de una década después, fue llamada para ser la soldadora principal en un enorme proyecto inmobiliario de su ciudad.

Razoes para Acreditar

Karen ahora es la jefa de un equipo, llevando a cabo con mucha honra la tarea que ella misma eligió:

“Me intimidaron al principio… La gente habla con mucho prejuicio cuando habla de ‘Peões’ en la obra, sobre todo cuando saben que muchos de allí son personas del nordeste que vinieron en busca de una oportunidad en la vida. ¡Pero fui muy bien recibido por todos! Me dijeron que era un trabajo sucio, que otros trabajadores actuarían con motivos ocultos conmigo. Pero en la práctica fue al revés. Me trataron con mucho respeto por dentro, todas las personas con las que trabajé, y me valoraron por mi trabajo, vieron mi esfuerzo. Mirándolo hoy, cada esfuerzo y cada lágrima valió la pena”

–Karen Affonso Arruda para Razoes para Acreditar

Razoes para Acreditar

La historia de Karen demuestra que quien se esfuerza, puede conseguir incluso lo que tradicionalmente, no le correspondía.

Puede interesarte