Por Lucas Rodríguez
31 diciembre, 2021

Geneva ya había luchado contra la enfermedad varios años antes, pero el segundo diagnóstico fue devastador. A pesar de tener los días contados, ella siguió planeando su matrimonio.

Uno de los incidentes más lamentables que pueden ocurrir en las vidas de las personas, es cuando una persona joven y saludable sucumbe ante una enfermedad. En general, quienes aún gozan de juventud, así como practican deportes y mantienen una buena alimentación, suelen ser quienes tienen mejores condiciones de vida. Pero en casos excepcionales, incluso los más saludables pueden recibir diagnósticos devastadores. 

Supplied

Así fue en la historia de Geneva, una mujer de 24 años de Nueva Zelandia, que recibió el peor diagnóstico que puede recibir una persona: un cáncer.

Supplied

Ya dos años antes, cuando tenía 24, Geneva recibió el primer diagnóstico. Debido a que fue detectado a tiempo, su cáncer pudo ser tratado con rapidez y efectividad. Ella respondió bien a la quimioterapia, sanándose casi completamente de la enfermedad, lo que le dio nuevas ganas de seguir viviendo. 

Supplied

Fue poco tiempo después que conoció a Kevin, quien se convirtió en su novio.

Supplied

Pocos años después, Kevin le pidió su mano en matrimonio, por lo que Geneva se puso manos a la obra para organizar su gran día. El problema fue que cerca de este mismo tiempo, un nuevo chequeo médico reveló que el cáncer había regresado y que esta vez, la prognosis era mucho peor:

“Los médicos me dicen que aproveche el tiempo que me queda. Me han extirpado el bulto y también un trozo de pulmón, pero mi cuerpo aún se está recuperando de la última tanda de quimioterapia, que no ha soportado bien. En este momento, el dinero que se recaude para mí se destinará a los gastos del funeral y no al tratamiento.También he tenido un romance relámpago, y me casaré con el amor de mi vida pronto, lo que significa que mis prestaciones por enfermedad se reducirán. Así que utilizaré el dinero para sobrevivir, aunque sea mucho tiempo”

–Geneva Wilson para el Daily Mail

Supplied

Haciendo gala del célebre humor kiwi, Geneva ha dicho que ahora se dedica a planear su matrimonio al mismo tiempo que su funeral.

Supplied

Por lo menos ella es feliz sabiendo que en el tiempo que le queda, va a poder compartirlo con ese alguien especial que todos nosotros buscamos en el mundo. Además de esto, ella podrá saber que junto a su familia y amigos, alguien la recordará como una persona que hizo la diferencia en la vida de alguien más.

 

Puede interesarte