Por Camilo Morales
29 marzo, 2021

“Hay un escáner masculino y un escáner femenino en el puesto de control. Y, mirándome, ya sabes, me veo como una mujer y soy una mujer. Entonces, eso es genial (…) Pero, al pasar por el escáner, siempre tengo una ‘anomalía’ entre las piernas que dispara la alarma”, contó Rose Montoya.

Durante el último tiempo se ha generado un cambio radical en ciertas políticas para generar mayor diversidad y respeto hacia la comunidad LGBTIQ+. Sin embargo, hay algunas áreas y servicios que todavía no están adecuados para eso y que siguen cayendo en actos discriminatorios.

Según informó BuzzFeed, Rose Montoya, una influencer, maquilladora, modelo y actriz trans, hace poco compartió una mala experiencia que vivió con los guardias de seguridad el aeropuerto de Arizona, mientras iba camino a visitar a su novio.

La modelo publicó en su Instagram un video explicando la situación. Según contó, “siempre tengo una inmensa ansiedad que conduce a pasar por seguridad. Y esto significa que reconozco totalmente el privilegio de tener todos mis documentos correctos“. 

Rose tuvo que pasar por el escáner, un proceso que es rutinario al momento de embarcar un avión. “Hay un escáner masculino y un escáner femenino en el puesto de control. Y, mirándome, ya sabes, me veo como una mujer y soy una mujer. Entonces, eso es genial (…) Pero, al pasar por el escáner, siempre tengo una ‘anomalía’ entre las piernas que dispara la alarma“, contó.

Fue ahí cuando una asistente de seguridad le preguntó si es que ella tenía “algo” en sus pantalones. “Le dije ‘no’ y ella me dijo: ‘Bueno, tal vez sea el metal de tus pantalones cortos, así que vamos a escanearte de nuevo‘”, agregó Rose. 

Rose sintió en todo momento que estaba siendo ninguneada por la asistenta de seguridad. “Su solución fue, ‘¿quieres ser escaneado como hombre?’ No lo hice. Pero terminé haciéndolo y luego mis senos activaron el escáner por razones obvias“.

A pesar de que Rose intentó apaciguar la tensión con una broma, la guardia le preguntó si quería ser revisada por un hombre. “¡Dije que no! Absolutamente no“. Tras ese mal rato, Rose contó que “respiré hondo, agarré mis cosas y me compré un café con leche con mantequilla de galleta y un bocadillo. Me sentí disfórica“.

Y es que la modelo contó que es una afortunada por tener sus documentos con sus nuevos nombres y fotos actualizadas, pero dijo que antes las experiencias eran peores. “Desde que me hicieran preguntas invasivas sobre mi cuerpo hasta que me tocaran de manera inapropiada y me agredieran sexualmente“, detalló.

De ahí en adelante la influencer comenzó a publicar una serie de videos en su TikTok para concientizar sobre estos casos de discriminación. “Es necesario que haya capacitación en todos los negocios sobre las personas transgénero. Somos reales y siempre hemos existido. No soy una ciudadana de segunda clase. Merezco los mismos derechos y el mismo respeto que las personas cisgénero“, cerró Rose.

Puede interesarte