Por Camilo Morales
10 diciembre, 2020

Juliet Fox quiere que su mensaje sirva “para ayudar a las mujeres en el posparto, y durante y después de la menopausia, para encontrar su fuerza y poder”.

La vida de Juliet Fox hace cinco años era lo más parecido a una pesadilla, pero gracias al ejercicio físico logró recuperar su confianza, dejar atrás tendencias suicidas y poder sobrellevar un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) que acarreaba con fuerza y que dominaba su vida.

Pero no siempre fue así. Tal como cuenta Metro UK, Fox tuvo problemas con uno de sus embarazos, lo que le provocó un aborto espontáneo y un debilitamiento en su estado físico. Según cuenta a ese medio, estaba “desesperadamente infeliz” y con un peso superaba lo saludable. También tenía que lidiar con el cuidado de su otro hijo.

Juliet Fox/Metro UK

Además, luego de su pérdida en el embarazo quedó con un trauma que afectó su TOC severo, que era del tipo “O” pura, o que según ella cuenta “pura obsesión, por lo que las compulsiones ocurren dentro de tu cabeza, en lugar de ser visibles para otras personas“. Esos pensamientos los caracteriza como “oscuros” y “horribles“.

De esta forma, Fox tuvo que lidiar con su trastorno, algo que muchas veces se complicaba de sobremanera. Tan así que cuenta que “a veces, no quería nada más que conducir de cabeza en un camión o dejar de existir de alguna manera“. Pero no todo sería para siempre, y llegaría algo de esperanza a su vida.

Juliet Fox/Metro UK

Corría el año 2016, cuando Fox comenzó a entrenar en un programa que se llama Female Body Blueprint. Al comienzo, en su falta de confianza, cuenta que usaba pantalones de su padre y ropas gigantes “para esconderme“. Pero con el tiempo comenzó a sentirse “fuerte” y “capaz“.

Sobre ese cambio, dice a Metro UK que le “encantó tener ese enfoque en lo que mi cuerpo era capaz de hacer, aprender a esforzarme, fortalecerme y mejorar cada semana. Fue un cambio de vida“, esto tomando en cuenta que en su niñez nunca tuvo gusto por el deporte, ni menos por la vida fitness.

Juliet Fox/Metro UK

Ahí fue cuando comenzó a notar los cambios. “Los pensamientos ansiosos y oscuros estaban más lejos y no podían llegar a mí, todo estaba tranquilo y pacífico“, cuenta a Metro UK. Así, los objetivos de su vida cambiaron, y ahora además de luchar contra su TOC quiso darle otro giro al hecho de hacer ejercicio. 

Según cuenta, quiere que esto sirva como un mensaje para “ayudar a las mujeres en el posparto y durante y después de la menopausia, para encontrar su fuerza y ​​poder, y aprovechar los efectos protectores y rejuvenecedores del entrenamiento de fuerza“.

Es así como a través de su Instagram, publica contenido para poder convencer a las personas que el ejercicio puede servir para la salud mental. En su perfil escribe: “Estoy tratando de darme el cuerpo que siempre quise a través del entrenamiento de fuerza“.

Puede interesarte