Por Luis Aranguren
2 agosto, 2021

Los pechos de esta joven de 20 años son tan grandes que mientras trabajaba, un seno se le cayó e hizo contacto con el asador.

Muchos creerían que tener senos grandes es una bendición, inclusive es probable que alrededor del mundo haya muchas personas operándose para lucirlos más grandes. Pero cuando es natural, ahí viene el verdadero problema, cuando causa dolor en la espalda y te impide tener una vida normal.

Ese es el caso de Esme “Lili” Clemson, una joven de 20 años que tiene una talla de pechos 32JJ, tan grande que no existe un brasier que logre sostener todo lo que lleva en su pecho.

Instagram / liliclemson

Ella ha intentado reducirlos desde hace mucho tiempo, no solo por cómo lucen sino también porque no es saludable para ella llevarlos así. Sin embargo, cuenta que el Servicio Nacional de Salud de Inglaterra (NHS), no le ha permitido operarlos y no tiene el dinero para asistir a un centro privado.

En su empleo ocurrió lo peor, resulta que ella trabaja cocinando y un día durante un descuido, uno de sus senos tocó la parrilla caliente.

Instagram / liliclemson

Esto para ella fue algo inédito, no creía posible que algo que estaba tan bajo le ocasionara un problema, pero todo era culpa de sus grandes senos. Lamentablemente, al recibir solo respuestas negativas por parte del NHS, decidió abrir un fondo de donaciones para que extraños le ayuden con su problema.

“Significaría muchísimo para mí. No quisiera darle estas tetas a mi peor enemigo. No creo que la gente se dé cuenta de lo grave que es esto. No es una bendición. Mis senos no son alegres, se caen, se caen, tienen estrías alrededor, no son atractivos ni agradables a la vista”.

–Esme “Lili” Clemson comentó aMirror UK

Instagram / liliclemson

Por otra parte, desde su desarrollo siempre ha sido sobresexualizada, ya sea que comparta con hombres o mujeres, sus senos siempre han sido un tema de conversación. Esto ha socavado su confianza, por lo que se ha obligado a usar suéteres para ocultar la parte superior de su cuerpo y no llamar la atención.

Ella deja claro que no quiere una operación estética, simplemente desea tener unos senos con los que pueda tener una vida normal y no exista el peligro de lastimarlos por su tamaño. Cree que nadie sabe lo que es quemarse un seno por ese tipo de accidente, es algo que no es común y mucho menos normal.

Instagram / liliclemson

Espera que cuando se opere, pueda tener la vida que siempre deseó y que las personas la miren nuevamente a la cara.

Puede interesarte