Por Antonio Rosselot
9 agosto, 2021

La pequeña Mischa Parker (Inglaterra) llamó llorando a su madre para que la fuera a buscar a su fiesta de graduación, después de que los padres supervisores se burlaran de ella y hablaran a sus espaldas como “la niña del traje”.

Lamentablemente, el bullying ha existido y existe en todas las esferas de nuestra vida, siendo la de la adolescencia una de las etapas más complejas. Por lo mismo, uno espera que la gente adulta se comporte como tal y no caiga en este tipo de actitudes dañinas.

En una fiesta de fin de año escolar en Morley (Inglaterra), para colmo, pasó lo contrario. Resulta que una pequeña de 11 años que decidió ir con traje y pajarita al evento fue observada y criticada por su outfit, al punto que decidió llamar a su madre para pedirle entre lágrimas que la fuera a buscar.

Tamara Auty

Mischa Parker había comprado el traje con su madre días antes del evento; como ninguna de las prendas del sector femenino le acomodaban, optó por este lujoso conjunto negro de la sección de niños. “Se veía increíble, con mucho estilo”, comentó su madre Tamara a SWNS.

Pero toda la expectación que había generado por usar su nueva vestimenta se borró de pleno cuando llegó a la gala. Había unos cuantos padres de los chicos vigilando el evento y, cada vez que Mischa pasaba por el lado, escuchaba cómo se referían a ella burlonamente como “la niña del traje”, mientras se reían al verla.

Y claro, a la pobre chica le afectó mucho esta crueldad, por lo que quiso irse inmediatamente de allí.

Tamara Auty

“Mischa no es muy querendona normalmente, no muestra muchas emociones, tampoco se enoja mucho. Simplemente tiene un carácter fuerte. Cuando llegué a buscarla la abracé, se largó a llorar y me dijo ‘Tengo que salir de aquí'”.

—Tamara Auty, madre de Mischa, a SWNS

De acuerdo al relato de Tamara, la pequeña le preguntó desconsolada si tenía que “cambiar su estilo de vestimenta” ya que generalmente usa ropa más holgada y de género masculino.

Pero ella le contestó que no, que debía ser quien quería ser; por lo mismo, ahora Tamara quiere trabajar para crear consciencia sobre el impacto que puede tener el bullying, no sólo en la infancia.

Tamara Auty

“Trabajo con gente en crisis, veo a gente afectada por el bullying y creo que es horrible, especialmente cuando viene de adultos que saben más. Uno espera que venga más de niños. Si ella [Mischa] hubiese ido a su gala con vestido no habría estado cómoda. ¿Por qué evitar que sea feliz?”.

—Tamara Auty, madre de Mischa, a SWNS

Tamara tiene un punto: cuando el bullying viene de adultos, es aún más vergonzoso y dañino que cuando los niños lo hacen. ¿Por qué? Porque son modelos a seguir por los chicos y, si ven que sus padres u otros adultos cercanos adoptan estas actitudes ante la vida, perpetuarán una normalidad del abuso psicológico que justamente hay que saber erradicar.

¡Demos el ejemplo!

Puede interesarte