Por Catalina Maldonado
13 noviembre, 2020

La pequeña Laura Almeida hace cientos de pulseras para animar a otros niños que se encuentran enfermos o que no tienen papá o mamá. Ellos le agradecen su hermoso gesto.

Siempre hablamos que son los padres quienes les deben dar el ejemplo de las buenas acciones a los niños, y si bien eso no dejar de ser cierto, muchas veces son los pequeños los que nos sorprenden con ideas tan genuinas y puras como lo es la niñez.

Laura Almeida, de 6 años, demostró que las buenas acciones pueden venir de cualquier parte y cambiar la realidad de muchas personas. Por eso, con sus pulseritas hechas en casa, decidió entregarlas en diferentes hospitales y orfanatos para darles una sonrisa a los niños. 

Archivo Personal

Todo comenzó cuando Laura recibió una caja de mostacillas y cuentas para su cumpleaños. Apasionada por su nuevo regalo, comenzó a hacer pulseras y venderlas a sus amigos en la escuela. Pero claro, para ella no fue suficiente con solo venderlas.

Fue allí donde nació la idea de dar lo mejor de si y donar sus brazaletes de colores a hospitales y orfanatos. Con esa emocionante idea, su madre Virgina se sumó a la fabricación y ahora ambas crean las pulseritas juntas.

Hospital Pequeño Príncipe

Los niños deben estar tristes y solos, así que trato de darles algo de alegría. Cuando llega la inspiración, elijo las cuentas y hago las pulseras. Ya hice un unicornio que se veía hermoso” contó la pequeña Laura a G1.

La madre de una de las niñas que recibió los brazaletes, Luciana Vieria, dijo que el regalo alivió a su pequeña hija, quien atraviesa una quimioterapia: “Cuando llegaron los paquetes de pulseras, fue una alegría”.

Hospital Pequeño Príncipe

Otra emocionada pequeña fue Victoria Chaves, de 3 años, quien tiene una enfermedad cardíaca poco común. Su madre dijo que “las pulseras han cambiado nuestro día. Yo misma estaba muy conmovida. Es gratificante recibir un apoyo como este cuando llevas tanto tiempo fuera de casa”.

Hospital Pequeño Príncipe

Puede interesarte